El 57% de las acciones de la empresa pública Isagen, han sido vendidas este miércoles al fondo canadiense Brookfield, el único inversionista que concurrió a la subasta. La venta de la empresa que genera un 20% del total de la energía en Colombia, ha desatado una fuerte #Crisis política en el #Gobierno de Juan Manuel Santos. Todos los sectores de la oposición, desde la izquierda hasta el uribismo, se han manifestado en contra de la subasta que dejará al Estado 6,49 billones de pesos, aproximadamente 2.000 millones de dólares.

El resultado de esta transacción será que un 20% de la electricidad del país que genera la empresa, pasará a manos del sector privado.

Anuncios
Anuncios

Brookfield es un fondo  que maneja aproximadamente 225.000 millones de dólares en activos relacionados con los sectores de infraestructura y energía. En el 2009 había creado un fondo de 400 millones de dólares para invertir en Colombia.

Mientras se concretaba la operación, un grupo de manifestantes convocado por todas la fuerzas opositoras se agrupaban en torno a la Bolsa de Valores de Colombia, bloqueando el acceso a la Carrera 7ª con Calle 72. Los manifestantes señalaban que por un lado, la venta deja un vacío en Presupuesto General de la Nación difícil de llenar, ya que Isagen es un activo rentable; por el otro, que va en contra del acuerdo de paz con las guerrillas.

El debate generado por la operación, ha unificado a varios sectores históricamente opuestos: el uribismo, la izquierda del Polo Democrático, parte de los liberales y las guerrillas FARC

El gobierno de Santos ha intentado justificar la venta argumentando que con el dinero recibido llevaran a cabo varios proyectos de infraestructura real y se generarán 200.000 empleos.

Anuncios

La polémica había comenzado en el 2013, cuando el Gobierno anunció a través de un decreto, la venta de un porcentaje de la empresa.  Aunque el poder Ejecutivo defendió la situación argumentado que la transacción se realizaría a través de una subasta, finalmente sólo se ha presentado una oferta, la del fondo canadiense Brookfield. Este hecho ha despertado numerosas polémicas. Sneyder Rivera, representante de la Red de Justicia Tributaria, ha declarado: "Eso no parece una subasta, es una entrega".