#Rusia está al borde del naufragio tanto económico como político y, muy probable, geográfico. Un ejemplo de que la economía basada exclusivamente en la explotación de la materia prima, sin desarrollo industrial, sin inversiones en I+D, sin modernización de la infraestructura y abandono de la educación,  pero con un gasto militar que roza un 30% del presupuesto del estado y una corrupción global de dimensiones cósmicas, no es viable ni estable.  Los tiempos dorados de los precios altos de los hidrocarburos se acabaron y la "gasolinera del mundo" está en bancarrota.

Todos los "éxitos" que suelen atribuirse al presidente Vladimir Putin  quien, como dicen los rusos, "levantó el país de las rodillas" durante sus numerosos mandatos desde el año 2000, no son más que el aprovecho de la continua subida de los precios de los hidrocarburos, la base del presupuesto estatal y la fuente del enriquecimiento de la élite rusa, durante ese período, a excepción de la crisis de 2008-2009. Quién sabe, quizá todo hubiera seguido igual para Rusia, si no fuese por las ambiciones imperialistas de Putin.

Anuncios
Anuncios

Pero la historia no reconoce la conjunción "si", en la historia pasa lo que pasa.  

Putin invade el país vecino, Ucrania, y anexa su península Crimea violando los acuerdos internacionales firmados por su propio país. El mundo occidental responde con las sanciones pero el dueño del Kremlin no percibe la señal y contesta con las contrasancciones que no hacen más que perjudicar a su propio pueblo. Y como si fuera poco, se mete en la guerra de Siria con el pretexto de la lucha con ISIS pero, en realidad, apoyando al régimen de Al Assad y bombardeando la población civil siria. Una guerra que cuesta a Rusia unos  3 millones de dólares al día (!). 

Las consecuencias no tardaron en llegar. El precio del "oro negro" se desploma. Rusia se enfrenta a una situación que ni siquiera se puede llamar "la crisis" sino "la agonía".

Anuncios

No hay dinero ni para pagar a los funcionarios. El Kremlin está en pánico. Pero no por el pueblo sino por sus propios activos. La élite se enfrenta con la inminente necesidad de sustituir al que la llevó a esta situación y los escenarios que se pueden llevarse a cabo son tres: 1. La entrega de Putin al Tribunal de la Haya. 2. La liquidación brutal del líder culpable como se hizo con Ceausescu y Gadafi. 3. Su muerte repentina de  un insulto o infarto al estilo del KGB.  

El escenario nº 1 es poco probable dada la implicación de todo el Kremlin en los delitos y que nadie de sus habitantes quiere encontrarse en el mismo banquillo con Putin. Así que estemos atentos. El día 18 de enero se levantan las sanciones contra Irán. El coste de su petroleo es $10 por barril y está dispuesto a bajar el precio hasta ese límite. El coste del petroleo ruso es de $26. ¿Será el lunes más negro de la historia de Rusia? Empiezan los movimientos sociales en el país que, muy probablemente, llevarán a su desintegración. Vamos a ser testigos de unos cambios geopolíticos sin precedentes.