El régimen de Pyongyang percibe las pruebas armamentísticas y su programa nuclear como un método de defensa en su guerra fría contra Corea del Sur y #Estados Unidos. Desde que su líder anunció hace casi un mes estar en posesión de una bomba de hidrógeno (bomba H o termonuclear) se ha debatido sobre la posibilidad real del avance bélico de este país. Cuando ayer se realizó la prueba de la misma, a las 10:20 de la mañana, hora local, los sismógrafos de todo el mundo captaron un terremoto de una magnitud de 5,1 en el complejo subterráneo de Punggye-ri, el mismo donde se realizaron las tres pruebas nucleares anteriores.

La reacción de la comunidad internacional ante la cuarta prueba nuclear realizada en Corea del Norte ha sido un rechazo unilateral y la #ONU prevé tomar medidas serias contra los desafíos de Kim Jong-un.

Anuncios
Anuncios

Mientras las respuestas políticas van llegando, numerosos expertos internacionales analizan los datos recogidos de la prueba y ponen en duda si los norcoreanos están en posesión de la bomba H o se trata de una estrategia propagandística.

Inconsistencias con el poder destructivo de la bomba H

Desde la Casa Blanca se declaró el mes pasado que se poseen pruebas técnicas y de fuentes humanas fiables para tratar el asunto de la bomba H norcoreana con escepticismo. Sus expertos afirman que los datos recogidos ayer durante la prueba nuclear no se corresponden con el poder destructivo de una bomba de hidrógeno. El terremoto tras la explosión fue menor del que podría esperarse tras la detonación de un arma termonuclear. Además, desde Corea del Sur se calcula que la potencia de la detonación de ayer fue de unos 6 kilotones, cuando estas bombas llegan a registrar entre 20 y 50 megatones.

Anuncios

Pese a que los análisis no son concluyentes todavía, algunos expertos apuntan a la posibilidad de que Corea del Norte realizara la prueba con un bomba de fisión reforzada en lugar de con una bomba de hidrógeno. La bomba atómica actúa por la fisión del núcleo en átomos de uranio o plutonio. En una bomba atómica reforzada se añade una pequeña cantidad de tritio (isótopo de hidrógeno) para aumentar su #Poder destructivo. Esta técnica se conoce desde la década de los 70. No obstante, incluso de este modo la prueba podría haber sido un fracaso, ya que el poder de una bomba reforzada también habría tenido un mayor rendimiento.

Tecnología nacional norcoreana en tela de juicio

La bomba H, que actúa por la fusión entre átomos de hidrógeno, es un artefacto muy sofisticado a nivel tecnológico. Su potencial de detonación está próximo al de 50.000 toneladas de TNT y jamás se ha utilizado en conflictos bélicos. Tan sólo las potencias con arsenal nuclear (Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia y China) han realizado antes ensayos con este tipo de armamento y sus resultados han superado a los norcoreanos.

Anuncios

Aunque desde Pyongyang se declara que la prueba se ha realizado con una versión miniaturizada de la bomba, la dificultad técnica de este logro resultaría todavía más sospechosa.