Comienza el año 2016, y así se ha dado el pistoletazo de salida para las #Elecciones presidenciales que tendrá lugar en noviembre en los #Estados Unidos. Son unos comicios especiales, ya que supone el fin de ciclo de Barak Obama, y con ello la certeza de que habrá un nuevo inquilino en la Casa Blanca.

De momento no se saben quienes serán los candidatos de cada uno de los partidos que se disputan el #Poder. Pero es a partir de febrero cuando empezaremos a despejar las dudas. En el partido demócrata parece que la lucha estará entre Sanders y Hillary Clinton. Por su parte en el partido republicano, las cosas no están tan claras.

Anuncios
Anuncios

Hay actualmente doce aspirantes, aunque todos los analistas coinciden en que finalmente la pugna se centrará entre Ted Cruz, Donald Trump y Marcos Rubio.

En el bando demócrata se da por hecho que Clinton será la elegida, ya que reúne un 90% de apoyos entre todos los poderes fácticos del Partido, no sólo los donantes, si no también los pesos pesados.

Entre los republicanos, Trump es el que da salsa y espectáculo a los debates. Con sus ideas y propuestas ha levantado un polvo de controversia y polémica que le ha catapultado a la cima en muchos de los sondeos publicados. Ha recibido grandes críticas por sus comentarios a la comunidad latina y a los inmigrantes. Pero todo se puede quedar en humo y fuegos artificiales, si en las primarias que empiezan el 1 de febrero en Iowa, no consigue la victoria, o al menos un resultado ajustado con el vencedor.

Anuncios

Además, las siguientes en liza serán la de New Hampsire el 9 del mismo mes, Estado cuya eleccion suele coincidir con el que finalmente es elegido como candidato. Por ello, se antojan cruciales para el camino a la presidencia de Trump. 

Para conseguirlo, el multimillonario cambiará de estrategia de gastos. Hasta ahora no ha invertido casi nada de su propio patrimonio, autofinanciándose con las ingresos derivados del merchandising y las donaciones de sus seguidores. Ha anunciado que invertirá dos millones de dolares o más a la semana, en anuncios en los medios de comunicación. Quiere conseguir su nominación y se ha dado cuenta de que tiene que dar el do de pecho, ya que tanto Rubio como Cruz pueden quitarle el liderato.

Es cuestión de semanas saber si sus opciones son ciertas, o sólo habrá sido una ilusión polémica.