El precandidato del Partido Repúblicano a la presidencia de #Estados Unidos, Donald Trump (Queens, 1946) sigue con su estela de polémicas declaraciones. Esta vez, en un mitín sucedido en la localidad de Ottumba, Iowa.

En su discurso, el magnate alabó la cuestionable gestión del jefe de Estado norcoreano Kim Jong Un (Pionyang, 1983) "reconociendo su mérito" al imponerse como líder de un país como Corea del Norte. 

Si bien Trump califica a Jong Un de "maníaco", también se pregunta con admiración cuántos jóvenes con 25 o 26 años tras la muerte de su padre se imponen a generales, entran, se toman el poder y son jefes... considera increíble cómo se deshizo de sus rivales (asesinatos a sangre fría, familiares incluidos).

Anuncios
Anuncios

En el discurso Trump además afirma que Corea del Norte y el militar tienen completamente controlado a China tras conocerse el anuncio de las pruebas de su primera bomba de hidrógeno, condenada tajantemente por el Secretario General de Naciones Unidas Ban Ji-Moon.

Según las últimas encuestas, el republicano está casi empatado con la candidata demócrata Hillary Clinton para llegar a la Casa Blanca. Desde el inicio de su campaña, Trump ha estado en el ojo del huracán con sus impactantes declaraciones relacionadas con la inmigración, el terrorismo, los musulmanes y el ataque directo contra los propios miembros de su partido.

En el primer video promocional de su campaña, mostraba supuestos inmigrantes mexicanos tratando de cruzar la frontera norteamericana y casi inmediatamente se descubrió que las imágenes correspondían a subsaharianos tratando de entrar a Melilla, España.

Anuncios

Trump defiende levantar una muralla entre su país y el territorio mexicano como una forma de controlar la inmigración. Entre otras "medidas" propuestas por el precandidato, se encuentra la expulsión de todos los musulmanes de territorio estadounidense y el asesinato de todos sus familiares. 

Tras sus primeras declaraciones relativas a los inmigrantes del país azteca (principal fuerza laboral del país), en la cual los trata de "delincuentes" y "narcotraficantes", se inició una campaña contra su candidatura, que le valió pérdidas en innumerables relaciones comerciales con el empresariado latino y el rechazo absoluto de este segmento de la población, que probablemente se verá reflejada en las próximas votaciones presidenciales. Continúa el show de Trump.

VOGUE

KARL LAGERFELD

  #Elecciones