Este martes 26 de Enero ha sido aprobada una reforma legal muy polémica por el Parlamento danés, dicha reforma hace que los derechos de las personas refugiadas se vean restringidos, una de las peores consecuencias de esta reforma será la reagrupación familiar. Las medidas que se quieren tomar también es requisar los bienes de los refugiados que superen las diez mil coronas danesas, lo equivalente a 1340€.

Además, la reforma también tiene matices, uno de ellos es que los refugiados pueden conservar sus bienes con valor sentimental, un ejemplo de ello serían las alianzas de boda, además antes de presentar la reforma, en ella ponía que el importe que podían mantener era de tres mil coronas, que equivale a unos 400€.

Anuncios
Anuncios

La reforma que tantas críticas ha levantado, finalmente se ha aprobado con una mayoría muy grande, exactamente el 75% de los diputados han votado a favor de ella. Los que votaron en contra fueron los partidos de izquierda, y además 3 de los diputados socialdemócratas.

Uno de los argumentos que usan para excusarse de esta medida que tantas ampollas está levantando es que tienen que igualar el nivel de los refugiados al nivel que tienen los ciudadanos que pueden acceder a las ayudas públicas. Una de las exigencias es que hayan consumido todo su patrimonio, por eso les quieren requisar bienes.

 El otro argumento al que recurren es que el gasto de los refugiados en Dinamarca en el pasado año fue el 0,47% del PIB, uno de los mayores gastos después de Suecia, pero por encima de Alemania que fue del 0,2%, así lo ha informado el FMI (Fondo Monetario Internacional).

Anuncios

Aun así, dicen que los bienes de los refugiados no servirán para cubrir el presupuesto que hay para dichos refugiados, sino que será algo más simbólico, todo ello porque a los refugiados les quedarán muy pocos recursos después del largo camino que han recorrido y después de pagar a todos los pasadores.

Inger Støjberg, la que es la ministra de Integración, dice que esta medida “respeta los acuerdos internacionales”, cosa que muchos organismos de defensa de los derechos humanos han puesto en duda. También ha reconocido que el objetivo es “reducir la afluencia de solicitantes de asilo” en el Parlamento Europeo. #Unión Europea