Gaceta Oficial ha publicado este mismo viernes que el Gobierno de #Venezuela ha decretado el Estado de Emergencia Económica durante sesenta días. Esta medida ha sido aprobada por el presidente del Gobierno, Nicolás Maduro, y pretende que así se protejan los derechos sociales de la salud, vivienda, educación y deporte de todos los venezolanos. Esta noticia se ha hecho pública unas horas antes de que el presidente Maduro tenga que compadecer por primera vez ante la nueva Asamblea Nacional para rendir cuentas. En esta Asamblea la mayoría se oponen a Nicolás Maduro.

Según dice la Ley Orgánica sobre Estados de Excepción de 2001, este estado de emergencia es una de las formas de los estados de excepción y, por lo tanto, “solo pueden declararse ante situaciones objetivas de suma gravedad que hagan insuficientes los medios ordinarios que dispone el Estado para afrontarlos”.

Anuncios
Anuncios

Si se produjese tal insuficiencia habría que responder ampliando las facultades del Ejecutivo Nacional, restringiendo temporalmente las garantías constitucionales permitidas y el seguimiento, ejecución, inspección y supervisión de las medidas que se deban adoptar según este derecho.

Luis Salas, el nuevo ministro de Economía de Venezuela, dará conocimiento de las medidas que se pretendan adoptar durante estos sesenta días, dos meses, de emergencia económica que ha dictaminado Maduro. Así lo ha informado el Ejecutivo boliviano antes de la comparecencia de Nicolás Maduro.

La situación por la que está pasando Venezuela es crítica, tienen un desabastecimiento cada vez mayor y la inflación está disparadas, algunos organismos apuntan que ya supera el 200%. Desde las pasadas elecciones del seis de diciembre, Nicolás Maduro ya había puesto en conocimiento público de que, en cualquier momento, plantearía decretar el Estado de Emergencia Económica.

Anuncios

Ahora se debería hacer pública la postura que va a adoptar la oposición a Maduro, la que ahora gobierna la Asamblea. Si la Asamblea no apoya este Estado de Emergencia Económica que ha dictaminado Maduro, el Gobierno chavista aún podría llegar a recurrir esta postura al Tribunal Supremo de Justicia.