La satírica revista francesa Charlie Hebdo se encuentra envuelta en críticas luego hacer pública una caricatura en la que aparece Alan Kurdi, el niño sirio que apareció ahogado en una playa de Turquía en septiembre pasado y cuya imagen provocó una ola de simpatía por la crisis migratoria en Oriente Medio

En la caricatura se ve una réplica de la fotografía del pequeño Alan, a un lado aparece un grupo de hombres jadeantes, corriendo con las manos extendidas hacia el frente y  persiguiendo a varias mujeres asustadas. El dibujo lleva por título “Migrantes” y en el texto que la acompaña puede leerse: "¿En qué se habría convertido el pequeño Alan al crecer? (Un) manoseador en Alemania".

Anuncios
Anuncios

La caricatura hace referencia a las denuncias de mujeres, quienes aseguras fueron asaltadas y agredidas sexualmente por hombres de apariencia norafricana o árabe durante las celebraciones del año nuevo en Colonia, Alemania. Estos hechos despertaron un sentimiento antiinmigrante, en contraste con la solidaridad hacia la comunidad #Siria inspirada por el hallazgo del cadáver de Alan.

Pese a esto, de inmediato los usuarios de las redes sociales se manifestaron haciendo comentarios de repudio hacia los gráficos. Muchos volcaron en contra del semanario diciendo que las imágenes son racistas y ofensivas.

Algunos recordaron el episodio ocurrido en enero del 2015, cuando las instalaciones del rotativo fueron atacadas por terroristas islamistas, causando la muerte de 11 colaboradores. Esto para cuestionar si las mismas personas que tuitearon con el hashtag #JeSuisCharlie después de los atentados seguirían sintiendo la misma simpatía.

Anuncios

"Espero que algún día haya guerra en su país y que tengan que abandonar su patria #racist #charliehebdo", señaló Mine Iseri, una usuaria de twitter, en cuyo perfil se precisa que vive en Turquía. Así mismo, la periodista iraquí Mina Al-Oraibi escribió: "La más reciente caricatura racista de Charlie Hebdo que deshonra la memoria del pobre Alan Kurdi es imperdonable."

Las opiniones están divididas. Mientras unos atacan otros defienden; como Maajid Nawaz, presidente del Think Tank contraterrorismo de Londres Quilliam, quien argumentó en Facebook que “los críticos no ven realmente el punto de la caricatura”. Otros usuarios dijeron que los indignados tratan de volver racista a Charlie Hebdo.

El 4 de enero la publicación conmemoró un año de los atentados terroristas en sus instalaciones, donde se encontraba Laurent "Riss" Sourisseau, actual editor de la revista y autor de la polémica viñeta en la que aparece el niño Alan Kurdi.

La portada de esa semana es el dibujo de un dios que va corriendo con las manos ensangrentadas, lleva cargando en la espala un arma tipo kalachnikov. La frase que acompaña el gráfico dice: "Un año después, el asesino sigue corriendo". #Racismo #Emigración