Finalmente se ha logrado. Los 195 países presentes desde hace varias semanas en la Cumbre del Clima que se ha venido celebrando en París han conseguido ponerse de acuerdo para aprobar el primer acuerdo universal sobre el cambio climático. El presidente francés, François Hollande, presentó en la mañana de hoy el borrador de lo que debería ser el texto final del acuerdo, junto al ministro de Asuntos Exteriores francés, Laurent Fabius. El texto final se logró tras una intensa noche de negociaciones en la que el pulso entre los países desarrollados y algunos emergentes como China e India finalmente se saldó con el compromiso de todas las partes.

Anuncios
Anuncios

Para la aprobación final del texto, éste debía ser sometido al plenario de los 195 países, que se retrasó en su celebración, causando cierta angustia en los asistentes, que temían una debacle de última hora. Finalmente, en torno a las 19:30 horas de la tarde (hora de París), Laurent Fabius anunciaba la aprobación del histórico acuerdo, que ha contado con el apoyo de todos los países, incluido el G77, China, Arabia Saudí, Estados Unidos y la Unión Europea. Aunque las exigencias de todos los países no han sido satisfechas, todos han coincidido en resaltar que se trata de un compromiso muy importante y que todos los países firmantes pueden sentirse orgullosos de haber podido dar un paso tan grande como este.

El texto final del acuerdo persigue el objetivo de impedir el aumento de la temperatura media del planeta a final de siglo por encima de los dos grados centígrados respecto a los niveles preindustriales y también se apuntan esfuerzos para reducir esa meta hasta los 1,5 grados.

Anuncios

Además, el acuerdo también estipula un sistema de financiación que ayude a los países con menos recursos a adaptarse a los efectos del cambio climático. Se pretende que este sistema cuente con un presupuesto anual de 100.000 millones de dólares.

Pero el trabajo no ha hecho más que comenzar. Tras la aprobación del Acuerdo, son ahora los parlamentos nacionales los que deben ratificarlo uno por uno a partir de la primavera de 2016. También se presenta por delante la ardua labor de lograr que gobiernos y empresas cumplan lo pactado y presionar para establecer metas aún más ambiciosas. #Calentamiento global #Ecología #Globalización