En ciertas ciudades cada vez es más habitual despertarse por la mañana con tos, carrasperas e incluso con fuertes dolores de cabeza y picores en los ojos. Si usted se encuentra en ciudades como Pekín, es importante que sepa que lo más probable es que sus síntomas no se deban a ningún problema de salud, sino a la fuerte ola de contaminación que cubre la capital china en los últimos días. La espesa niebla de polución con la que se han despertado los ciudadanos chinos en los últimos días ha provocado que las autoridades declaren la alerta roja en toda la capital.

¿Qué significa esto? Esto significa que a partir de ahora se producirán restricciones en el tráfico y cierre de diversas fábricas para intentar disminuir los niveles altísimos de contaminación del país, el cual corona el ránking de los más contaminados por los gases tóxicos. A pesar de que los niveles de esta semana no son los más altos que se hayan registrado en la ciudad, esta es la primera vez que el gobierno chino declara la alerta roja.

Anuncios
Anuncios

Y es que no se trata solo de un problema medioambiental. Como ya mencionamos anteriormente, esta nube de polución tóxica está provocando que la población se resienta cada vez más en cuanto a problemas respiratorios. El ciudadano que se echa a la calle en Pekín observa como su instinto le pide contener la respiración, aunque resulte imposible. El aire se siente pesado, masticable. Tiene un olor característico. Se respira acre, carbón, material quemado. 

Pese a todo, pocos eran los que salían a la calle la semana pasada con mascarilla protectora, a pesar de que se impuso la alerta naranja (el segundo nivel más alto). Aunque la cantidad de gases tóxicos estuvo 40 veces por encima de los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), los ciudadanos la portaban con total normalidad.

Anuncios

Hoy en día "solo" es 10 veces ese nivel, y a pesar de eso la ciudad se ha transformado en una marea de mascarillas.

Muchas escuelas permanecen cerradas, y aquellas que quedan abiertas albergan a los niños en su interior en todo momento, incluso para hacer educación física. Además de estas medidas preventivas, la alerta roja que ha emitido el Departamento de Protección del Medioambiente aconseja también no salir a la calle y protegerse con mascarillas en caso de salir. La pregunta es: ¿por qué solo ahora se declara la alerta máxima? Según Sudworth, corresponsal de la BBC en Pekín, la falta de acción en el pasado por parte de las autoridades "ha sido muy criticada". "La semana pasada, mientras sus hijos caían enfermos en los colegios, la gente se preguntaba qué debía suceder para que el gobierno tomase acciones", sostiene. Aunque no todos los residentes toman precauciones contra esta contaminación, se estima que está causando la muerte de 1,6 millones de chinos al año.

La alerta roja durará hasta el mediodía de este jueves, y llega justo en la semana decisiva de la Cumbre del Clima en París, donde negociadores de los principales países emisores de gas efecto invernadero deben llegar a un acuerdo.

Anuncios

Por lo tanto, para llegar a un acuerdo sobre cambio climático es clave que China baje los niveles de polución. "Un acuerdo contundente en París no solucionará inmediatamente el problema del aire en China, pero puede jugar un papel importante para resolver el problema a largo plazo", aclara Sudworth.

Entretanto, los ciudadanos de Pekín deberán hacer lo que puedan para llevar el día a día, ya que la visibilidad en las calles es muy baja. Y que nadie piense que será la última nube tóxica de este invierno. Con toda probabilidad presenciaremos otra que no será más leve que la actual. Y es que estamos ante un país donde el uso del carbón en la producción de electricidad y en los sistemas de calefacción es extremadamente masivo, por lo que es una de las principales causas de polución. #Calentamiento global