El #Papa Francisco es consciente de la amenaza que representa el cambio climático. El medio ambiente es una de sus grandes preocupaciones. Lo dejó claro en su encíclica "Laudato si", un documento de 191 páginas en la que Francisco llama a detener el deterioro de la "casa común". No solo eso. Además, culpa a las grandes multinacionales y a sus beneficios económicos del calentamiento global y relaciona la #Ecología con un pensamiento social. 

Y con motivo de la cumbre de París, ha vuelto a llamar la atención sobre uno de los temas que más le preocupan. Jorge Bergoglio es consciente de que es la persona con más credibilidad del mundo y por eso ha querido lanzar un mensaje a los dirigentes de los 195 países de todo el mundo que se reúnen durante once días en la capital francesa para alcanzar un acuerdo sobre el calentamiento glboal y sustituir el antiguo acuerdo de Kioto, de 1997. 

Las reuniones de París comenzaron de un modo esperanzador, porque tanto Estados Unidos como China parecían comaprtir el compromiso y reconocer su responsabilidad, cosa que no hicieron con el antiguo protocolo de Kioto.

Anuncios
Anuncios

Tanto Obama como su homólogo chino, Xi Jiping, se mostraron convencidos de que el único modo de desarrollar al economía es apostar por las energías limpias y por un desarrollo sostenible.

"Es ahora o nunca más", alertó Francisco. Criticó que el acuerdo de Kioto sobre las emisiones de gases de efecto invernadero "ha hecho poco" y los problemas se agravan a medida que pasan los años y mientras no se actúa de un modo contundente ni obligatorio.  

De este modo, "el mundo está al borde del suicidio", opinó el papa en declaraciones que recogen los medios italianos que estaban a bordo del avión papal en su viaje de vuelta a Roma desde África. 

Pero hay otros grandes temas que preocupan al máximo representante de la Iglesia Católica. A pesar de que desoyó las recomendaciones de los servicios de inteligencia franceses que le recomendaban no viajar a África por riesgo de terrorismo, el papa es consciente de que los conflictos bélicos y la violencia constituyen otro de los grandes males del mundo actual. 

Detrás de ellos, opinó, siempre hay una "red de intereses" que esconde "dinero y poder".

Anuncios

No se trata, añadió, de "guerras en nombre de Dios" (dijo en referencia al terrorismo yihadista) sino a otro tipo de intereses. 

"Las guerras nacen de la ambición", expuso. "Las guerras son una industria", apostilló. Y ofreció ejemplos: "A lo largo de los años hemos podido ver que países con cuentas que no cuadran han decidido ir a la guerra para arreglar sus finanzas. La guerra es un negocio". 

Apuntó también a quienes fabrican y venden el armamento que utilizan los terroristas y agregó que "hay redes de intereses basadas en el dinero y en el poder". Los conflictos bélicos son, como no podían ser de otro modo para un líder religioso, un pecado "que destruye la humanidad". Porque de ellas nacen también otros problemas que preocupan al pontífice, como los abusos, el tráfico de personas, las migraciones forzadas y la pobreza. 

El papa Francisco cree que vivimos una Tercera Guerra Mundial

Comienza el juicio por Vatileaks 2 y revoluciona la Santa Sede