La presión que ejercen desde el Pentágono, y alguna facción de su administración, está comenzando a hacer efecto en Obama. El presidente de los #Estados Unidos piensa seriamente enviar tropas al frente islámico. Algunos altos mandos desean que USA tenga presencia en este y otros conflictos bélicos en el mundo. La prensa se ha hecho eco de este rumor, aunque todavía no confirman nada pues aseguran que “las conversaciones aún siguen en marcha”.

El Expresidente de USA George Bush, ya había pedido una intervención militar para derrotar de una vez por todas al Estado Islámico. Recordó cuando en 2003 el tomo la decisión de intervenir en los países árabes para acabar con el grupo Al Qaeda.

Anuncios
Anuncios

“Se creía poco probable acabar con Al Qaeda. Sin embargo, yo lo logré”.

Bush considera que una intervención en estos momentos sería un duro golpe para el Estado Islámico, que desde 2014 tiene tomadas varias zonas controladas por USA en Israel y Palestina. Así que apoyaría a Obama si toma la misma decisión que él ya tomó hace más de una década.

El presidente está considerando varios nombres a los cuales asignar esta labor. Todos se han sometido a varios análisis para confirmar sus habilidades, entre los que están Ashton Carter y John Kerry, secretarios de Defensa y Estado respectivamente. Algunas medidas ya han sido aprobadas en algunas reuniones realizadas entre semana. Se espera una decisión definitiva del mandatario en los próximos días.

No está claro cuantas unidades necesitara Obama para ejecutar las medidas que tiene en mente, pero se espera que no sean muchas.

Anuncios

Además, desean evitar un conflicto con Damasco y las fuerzas rusas que apoyan a palestina en este conflicto. Por ende, este primer paso no será de gran magnitud, pero es un claro aviso de lo que se avecina en un futuro no muy lejano.

Obama también puede dedicarse a atacar la estructura energética y petrolera del Estado Islámico, ya que en estos recursos se fundamenta su economía. Si bombardean las centrales de extracción de crudo, aumentaran los enfrentamientos civiles y los militares tendrán una excusa para usar armas pesadas. Debe tener mucho cuidado de no afectar más la situación humanitaria de Siria y los alrededores, donde muchas personas han tenido que movilizarse a causa de la guerra, pues podría quedar mal parados en el panorama internacional.