Un nuevo presidente se alza este domingo en Guatemala, resultando ganador de estas #Elecciones el conocido cómico Jimmy Morales, logró la victoria con un 67% a favor en los votos dejando de lado cualquier duda que existiera, evidenciando la seriedad con la que el pueblo guatemalteco ha tomado al humorista, el cual también califican como un hombre religioso, y que ha tenido como bandera poder devolver al Estado guatemalteco toda la credibilidad que ha perdido.

Aunque tras este triunfo se encuentra toda una ola de descontento debido a que esta victoria indica que ha culminado aquella vieja política que predominaba en este país, ejemplo de ello es como su rival la antigua primera dama, Sandra Torres, en la segunda vuelta obtuvo solo un 33% de los votos, y por ello y consciente de esto el electo presidente mantuvo su campaña ‘ni corrupto, ni ladrón’ en la que logro abrirse paso a pesar de su inexperiencia dentro de las filas de la sociedad guatemalteca.

Anuncios
Anuncios

Aunque como lo menciona el humorista esta historia solo representa un primer paso debido a que su partido es bastante frágil y dentro del parlamento ha logrado tener solo un 7% de los puestos, mostrando asi una aparente carencia de una estructura estable de poder, motivo por el cual todos están al tanto de que aquellos de la vieja política buscaran acorralarlo en la Cámara de los diputados, aunque tenga un fuerte escudo presidencial, tal resistencia le permita superar los ataques que reciba pero no por ello determina que son serán solo esos sus problemas.

Aunque es un reto bastante complejo Morales no teme enfrentarse a este, y llega a la toma de un país cansado que no ha podido establecer equilibrio en sus políticas y aún en 30 años de ser un proceso democrático no ha logrado engendrar un propuesta acerca de la política propia.

Anuncios

Pero en los que Morales ha sabido ver una oportunidad y poder contar con el apoyo de los militares así como de otros sectores.

De acuerdo a Morales es tiempo de cambiar muchas cosas dentro de Guatemala y menciona ‘el mundo nos mira es momento de demostrar que somos gente honesta’ y entiende que no es una misión fácil, mostrando como se le da a Guatemala otra oportunidad volviendo asi a un punto de partida para nuevas propuestas y elementos de provecho.