Italia está en alerta por contaminación. Los niveles de partículas en suspensión contaminantes son muy elevados y han sobrepasado los límites fijados por la Unión Europea. 

Por eso, las principales ciudades del país han decidido restringir el tráfico. La más drástica ha sido Milán, que es también la que supera en mayor medida los niveles y ha prohibido el tráfico durante tres días. No podrán circular por la ciudad ni coches ni motos (en un horario establecido, no es una prohibición total). Solamente circularán vehículos de servicio público, aunque con una limitación de la velocidad a 30 kilómetros por hora. Otras ciudades como Pavía (al norte) y Frosinone (en el centro) han seguido el ejemplo de Milán, capital económica e industrial de Italia. 

Roma no ha llegado tan lejos, pero ha restringido el tráfico en función de las matrículas pares e impares, un día cada una.

Anuncios
Anuncios

Y ha aprobado, junto con otras ciudades como Turín, medidas para incentivar el transporte público. Nápoles (sur) también ha limitado el tráfico y prohibido circular durante ciertas horas del día. 

El ministro del Medio Ambiente, Gian Luca Galletti, pactará con los alcaldes y presidentes regionales medidas para reducir la polución. 

Renzi cree que la austeridad es la culpable del resultado electoral español

España, un Gobierno "a la italiana" #Crisis #Ecología