Sesenta y tres gobiernos en setenta años. Es el balance de Italia, el país de referencia en cuanto a gobiernos de coalición. El principal ejemplo europeo de inestabilidad parlamentaria. Italia sufre de una ingobernabilidad crónica que hace que todo sea posible para hacerse con la presidencia del #Gobierno. Incluidos los pactos entre las fuerzas de izquierda y de derecha, que son vistos como algo normal en el país alpino. Eso sí, en ocasiones duran poco tiempo y se convocan de nuevo #Elecciones.

Es el caso del actual gobierno de Matteo Renzi, del Partido Democrático (PM), que gobierna con el apoyo del centro derecha. Italia vive además la anomalía de que los tres últimos primeros ministros, el tecnócrata Mario Monti, el socialista Enrico Letta y el actual, Matteo Renzi, no han sido elegidos en las urnas. 

En este panorma, los partidos pequeños en Italia han tenido en muchas ocasiones la llave para gobernar y han provocado en distintas ocasiones la caída del Ejecutivo. 

En estos días, tras el resultado electoral de España, todo el mundo se fija en Italia, que tiene una gran experiencia en los gobiernos de coalición, pero también en los pactos, en las conversaciones secretas, las alianzas inestables y los juegos de escaños.

Anuncios
Anuncios

Los pequeños grupos parlamentarios y los partidos regionalistas que representan la diversidad lingüística son, normalmente, claves para formar gobiernos y para aprobar leyes. 

La diferencia entre Italia y España es que mientras el gobierno de Roma está acostumbrado a esta forma de hacer política, en Madrid parece un imposible. No solo por los políticos, también por la ciudadanía. En Italia nadie se escandaliza al ver que la derecha facilita la investidura de un primer ministro de izquierdas y viceversa, mientras que en España eso está por ver. 

Pero un gobierno de coalición no tiene como prueba de fuego solo la investidura de un primer ministro. Las negociaciones y, en definitiva, la política de verdad, se hace indispensable a lo largo de toda la legislatura, porque es necesario negociar para cada ley.

Anuncios

Nada de gobernar a golpe de mayoría absoluta. Seguramente por ello, en Italia hay leyes que permanecen años paralizadas. 

La seguridad de los españoles para saber quién es su presidente del gobierno y la costumbre de tener una legislatura estable parece tener los días contados a raíz del resultado de las elecciones del 20 de diciembre. La ronda de contactos que ya ha iniciado Mariano Rajoy (PP) con Pedro Sánchez (PSOE) y Ciudadanos (Cs) es lo habitual en Italia, que puede esperar semanas sin saber quién será su presidente del gobierno. También las distintas ofertas para conseguir apoyos, como que Rajoy ofrecerá al PSOE la presidencia del Congreso y el Senado e incluso cambios constitucionales para derogar el famoso artículo 135. 

Mayor representación de los ciudadanos, pero menos estabilidad política y más quebraderos de cabeza para el primer ministro. Precisamente por eso, Renzi ha aprobado recientemente en Italia una nueva ley electoral que se propone terminar con esta ingobernabilidad crónica del país.

Anuncios

Otorgará la mayoría (simple) de escaños al partido que obtenga el 40 % de los votos. Así, este podrá gobernar con mayor facilidad y sacar adelante las leyes que proponga.  

El papa critica la "arrogancia" de los gobernantes

El papa cree que el mundo está "al borde del suicidio"