El pasado domingo se celebró en Eslovenia un #Referéndum donde se decidía la entrada en vigor de la ley que permite a los homosexuales casarse y adoptar. Con un 35,5% de participación, los eslovenos rechazaban esta ley que permitía la igualdad de derechos en parejas del mismo sexo. Los votantes decían 'no' con un 63,36% a esta ley que llevaba bloqueada desde que se aprobara marzo y ahora ya no entrará en vigor.

Según ha declarado Ljudmila Novak, del partido conservador Nova Slovenija, a France Presse "el resultado es claro y así nos permite proteger los derechos de los niños". Novak afirmaba tras conocer los resultados del referéndum que estaban de acuerdo en definir los derechos de los homosexuales siempre y cuando se conservara la familia como el entorno esencial de los niños.

Anuncios
Anuncios

Por el contrario, Martina Vuk, representante del Ministerio de Familia, Trabajo y Asuntos Sociales, afirmaba que en este referéndum lo que había ganado era el miedo creado de forma artificial a los votantes y continuaba diciendo que "el resultado es una muestra de que los derechos humanos no valen todavía para todos en Eslovenia".

El matrimonio entre personas del mismo sexo está aprobado o en fase de aprobación en 13 países de la Unión Europea, todos ellos por vía parlamentaria excepto Irlanda que se aprobó por referéndum.

El país balcánico, de dos millones de habitantes, en 2012 ya rechazó vía referéndum el matrimonio homosexual y si se hubiera aprobado ahora se habría convertido en el primer país de Europa del Este y del antiguo bloque comunista en legalizar las bodas gais y la adopción entre personas del mismo sexo.

Anuncios

Pero en este caso ha ganado el 'no' que tanto defendía la campaña de las organizaciones ultraconservadoras y organizaciones católicas que siempre se opusieron a esta ley. Estas campañas han estado encabezadas por la coalición 'Za Otroke gre!' (¡Por los niños!) y con el total apoyo de la centroderecha del Partido Democrático de Eslovenia y la iglesia católica. Con lo que al final han logrado bloquear esta norma que abogaba por la igualdad de las personas.