El 8 de diciembre de 2015 no es un día histórico solo por el comienzo de un Año Santo Extraordinario, un evento ya de por sí especial que no sucedía desde 2000. Lo es también porque se da la particularidad de que coinciden dos papas vivos que lo celebran, el #Papa Francisco y el papa emérito Benedicto XVI. 

Benedicto XVI no convocó durante su papado, de ocho años, ningún año santo. Sin embargo, sí participó en la ceremonia de inauguración del Jubileo convocado por Jorge Bergoglio. 

Después de que Francisco cruzara la puerta de San Pedro y rezara durante un corto tiempo dentro de la Basílica, cruzó también la puerta santa el papa emérito, Benedicto XVI, de 88 años de edad, que camina ayudado de un bastón. 

Al ver este momento, los alrededor de 50.000 fieles que estaban en la plaza aplaudieron y se emocionaron.

Anuncios
Anuncios

Entre los asistentes al evento, estaban también el primer ministro de Italia, Matteo Renzi, el presidente de la República, Sergio Mattarella y muchos cargos políticos, además de religiosos. 

Para el papa Francisco, el mundo está "al borde del suicidio"

Comienza el juicio por Vatileaks 2 y revoluciona la Santa Sede #Religión