Arzú Geybulla es periodista en uno de los sitios más complejos para desempeñar la profesión, Azerbaiyan. Los últimos años ha recibido amenazas y extorsiones, pero ella ha decidido continuar con las denuncias, pese al miedo y el pedido expreso de su familia para que lo dejara.

En el año 2009 comenzó a trabajar como corresponsal, creo su propio blog y dio rienda suelta a su sueño de escritora. Apenas unos años después, comprendió que el periodismo le gustaba tanto como reflejar las injusticias de su país.

"Lo más difícil es escribir sobre la realidad que existe hoy en Azerbaiyán. Es doloroso no ser capaz de escribir sobre cualquier cosa positiva.

Anuncios
Anuncios

Como la escritura de Azerbaiyán sobre la represión de vuelta a casa, las limitaciones a la libertad de expresión, de mis amigos o colegas encarcelados que se enfrentan a la prisión, esos son los más difíciles. A menudo me pregunto cuándo voy a escribir finalmente algo positivo, pero teniendo en cuenta el ritmo de las cosas y la brutalidad de la actual dirección, no preveo que mi escritura cambie en el corto plazo. Mi escritura se centra en los problemas específicos que enfrenta el país, problemas sociales, derechos humanos, libertad de expresión, presos políticos. Todo el que escribe como yo, está marcado como un traidor. A veces me dicen que estoy ciega para no ver el verdadero desarrollo de mi país.

Por último, pero no menos importante, es la rapidez con que un ser humano puede convertirse en blanco del resentimiento y la ira.

Anuncios

Hace unos cinco años, empecé a trabajar en el campo de la transformación de conflictos. Me uní a una pequeña ONG, primero como entrenadora en las redes sociales y más tarde como co-directora. Hasta el momento nos hemos centrado en el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán. Con los años hemos trabajado con jóvenes, representantes de organizaciones no gubernamentales, periodistas e incluso funcionarios del gobierno. Pero fue nuestro programa de diálogo con los periodistas de Armenia y Azerbaiyán que me hicieron pensar si estaba haciendo lo suficiente en este campo y si mis esfuerzos en la reconciliación traerían algún resultado constructivo. Vi gente, tan ignorante, escupir tanta ira y el odio que, simplemente, he estado en shock. Este fue uno de los momentos más difíciles de mi carrera, comprender que los años de propaganda realmente han funcionado."

Consultada sobre el momento en el que comprendió que estaba en riesgo comenta que "en 2007, un periodista conocido fue asesinado frente a su casa en Bakú.

Anuncios

Su nombre era Elmar Huseynov, en 2011 otro destacado periodista Rafig Tagi fue asesinado en Bakú. En 2014 otro joven periodista, Rasim Aliyev, también murió. He visto a muchos periodistas y blogueros ir a la cárcel por cargos falsos. Un amigo mío fue chantajeado en 2012 con fotos y vídeos de su intimidad. Antes y después de ese incidente otras periodistas fueron filmadas ilegalmente y luego las imágenes se mostraron en televisión y así sucesivamente.

En comparación con esas personas que he mencionado, estoy viva (a pesar de haber recibido amenazas de muerte); no he visto cintas sexuales mis en tv o internet. Sí me han humillado. Sí mi familia me ha pedido que dejara de escribir, por su bien y su seguridad, pero alguien tiene que seguir escribiendo. No puedo parar." #Crisis #Terrorismo