Una escuela italiana, el ICS Via Garofani de Rozzano (Milán), ha sido objeto de críticas por culpa de la publicación de una noticia falsa en medios de medio mundo que afirmaba que este colegio habría anulado todos los actos navideños a fin de favorecer la integración de los estudiantes provenientes de otras culturas. La noticia, que se hizo viral en cuestión de horas, llegó incluso a oídos del mismísimo primer ministro, Matteo Renzi, que criticó la decisión del centro.

Todo comenzó el 27 de noviembre: el diario il Giorno publicó un titular que rezaba que Marco Parma, director de la escuela Garofani, donde el 20% de sus estudiantes son de origen extranjero, había anulado los actos de #Navidad y además había quitado todos los crucifijos —símbolo presente en la mayoría de escuelas italianas— de las aulas.

Anuncios
Anuncios

 Sin embargo, en el cuerpo del artículo se leen toda una serie de afirmaciones que contradicen al titular: y es que sí que se celebrarán las tradicionales fiestas navideñas, lo único que cambiará es que el concierto ''Festa di Natale'' (Fiesta de Navidad), celebrado cada año en diciembre se aplazaría al 21 de enero, y que en esta ocasión se llamaría '''Festa d'Inverno'' (Fiesta de invierno) a fin de promover una escuela pública laica.

Es entonces cuando la noticia corre como la pólvora y tanto los medios como diferentes personalidades se hacen eco de lo sucedido: de la mano del Corriere della Sera se hacen públicas las declaraciones de Matteo Renzi, que afirma que si el director quería favorecer la integración y la convivencia de esta forma ''ha cometido un grave error'', añade que ''intercambiar puntos de vista y dialogar no significa ahogar la identidad con algo políticamente correcto que resulta insípido y confuso'' y subraya que ''toda Italia, tanto laicos como cristianos, no renunciarán jamás a la Navidad, le guste al director (de la escuela) de Rozzano o no''. Incluso el polémico líder de la Liga Norte, Matteo Salvini, se presentó el lunes pasado acompañado por algunos de sus seguidores en la puerta del colegio con un Belén en la mano y discos de villancicos a fin de reivindicar el espíritu navideño.

Anuncios

A su vez, los trabajadores del colegio y los padres se han solidarizado con el director en una manifestación a las puertas del centro en la que una portavoz ha enumerado las numerosas actividades navideñas que el centro celebrará tanto para los alumnos como para sus padres y ha subrayado que ''no se ha eliminado ninguna festividad'', simplemente se ha añadido un concierto de invierno que tendrá lugar el 21 de enero.

Más tarde, el mismo Parma ha publicado una carta de dimisión en la web del centro en la que explica los hechos y reafirma que no ha suprimido o aplazado ninguna actividad, que lo único que ha denegado ha sido la petición de dos madres que querían entrar en el comedor para enseñar cánticos religiosos a los niños cristianos, algo que le pareció inoportuno. Además, aclara que en más de veinte años de profesión nunca ha quitado crucifijos de las aulas de dicho centro ni de otros por un motivo bien simple: y es que no había. Asimismo, recuerda que el concierto de los alumnos de secundaria se celebrará el 17 de diciembre y que el de los alumnos de primaria será el 21 de enero, además de las celebraciones que tendrán lugar en las aulas.

Anuncios

Hasta ahora, los rotativos que han desmentido una noticia de la que incluso han sido víctimas agencias y medios de comunicación muy prestigiosos de toda Europa son prácticamente inexistentes, algo que pone en evidencia la falta de interés que a menudo poseen los medios en verificar la información concienzudamente antes de publicar un artículo que debería informar y educar en lugar de generar tráfico y visitas con información falsa. Tras los atentados de París fueron numerosas las noticias falsas que se publicaron: la Torre Eiffel apagada en señal de luto (se apaga cada noche) y las fotografías de falsos yihadistas son solo algunos ejemplos de la falta de profesionalidad con la que se opera.

  #Internet #Religión