El próximo 8 de diciembre, se iniciará un año especial en la #Iglesia católica dedicado a la misericordia. Así lo ha querido el Papa Francisco.

El 26 de noviembre se retiró el muro que se encontraba en la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro, en el Vaticano, en una ceremonia denominada "recognitio", con una oración y una pequeña procesión dirigida por el Cardenal Comastri.

El proceso consistió en la retirada ladrillo a ladrillo, sacándose la caja que guardaba el certificado del cierre del año jubilar del 2000, y las llaves que deberá utilizar el #Papa Francisco para abrir la cèlebre puerta.

Además de la de la Basílica de San Pedro, se procederán a la apertura de la puerta santa de San Juan de Letrán el 13 de diciembre, la de Santa María la Mayor y la de San Pablo Extramuros, el 1 y el 26 respectivamente.

Anuncios
Anuncios

Por otra parte, como novedad, se podrá designar en cada diócesis una puerta santa en las catedrales o en las iglesias de especial devoción o significación.

¿Pero por qué ahora un año jubilar? El Papa Francisco, en una entrevista concedida a la revista " Credere", manifestó que de esta manera retoma una tradición, que aunque es reciente, ha existido siempre, y que se debía continuar.

La idea de la misericordia le ha perseguido desde que fue elegido como el máximo representante de la Iglesia Católica, como "sucesor de Pedro", ya que en su primera homilía destacó este concepto de la misericordia.

Para èl, el mundo de hoy necesita de misericordia, necesita de compasión. El mundo tiene necesidad de descubrir que Dios es Padre, que tiene misericordia, que la crueldad no es el camino. 

Así propone este Jubileo como una ayuda a las personas que lo pasan mal, que se encuentran heridas, y por eso la Iglesia debe ser un hospital de campaña. También quiere remarcar el perdón y la reconciliación, haciendo hincapie en que el Padre quiere mostrar sus entrañas de misericordia.

Anuncios

Finalmente, señala que cuando ve a los enfermos, los ancianos, le viene espontáneamente la caricia, el gesto del " te quiero mucho", "quiero que sigas adelante".

Durante todo el año habrá muchos actos y momentos especiales, en el que el perdón y la misericordia será el núcleo central.