La proximidad en Francia de las elecciones regionales, donde la familia Le Pen piensa sacar nuevos beneficios electorales, ya que la propia Presidenta y su sobrina son cabezas de lista en dos regiones importantes francesas, ha visto alterada su tranquilidad por los brutales atentados terroristas en Paris del 13-N.

Si la cosa se había tranquilizado después del 7-E contra Charlie Hebdo, recientes encuestas electorales han sacudido el país vecino: hechas pocos días después de los atentados, con el país todavía en estado de shock, arrojaban inquietantes resultados en dos regiones: en Nord-Pas de Calais-Picardie y Provence-Alpes-Côte d’Azur, donde se presentan Marine Le Pen y Marion Maréchal-Le Pen, han dado un fuerte aumento de voto para su partido, el FN. Si antes eran las primeras en voto, ahora lo son más.

Anuncios
Anuncios

En otras regiones, sería el más votado en la primera vuelta, y luego perdería en la segunda. La derecha moderada (LR) podría ganar en sitios como Île de France (donde está Paris) y la izquierda (socialistas) en Bretaña o Languedoc-Roussillon-Midi Pyrénées. No incluye la encuesta a Córcega ni los territorios de ultramar.

Pero hay un posible daño colateral que podría provocar la victoria de Marine: hoy denuncia el diario “Libération” que sus colegas del diario “La Voix du Nord”, que se edita en Nord-Pas de Calais-Picardie, la región donde ella se presenta, han dicho que la Presidenta del FN piensa retirar la subvención regional a diarios como el suyo. Esto pasa por que el diario, en portada, con una foto de Marine, dice: “¿Por qué una victoria del FN nos preocupa?”, y ello ha indignado a la Presidenta del FN, que en una entrevista a RTL dice que la postura del diario contra ellos es “escandalosa”, que “favorece al PS (socialistas)”, que “recibe 9 millones de subvención” y habla de que “buscan mantener sus subvenciones, mientras hay un millón de pobres en la región”.

Mientras, el escritor y periodista de Catalunya Nord (o Rosellón) Joan-Lluís Lluís, catalanista y siempre crítico con Francia en sus escritos y novelas por cómo trata a Catalunya, publica en VilaWeb un duro y lúcido artículo, “Francia, entre la espiral autoritaria y el fantasma de la igualdad”, donde denuncia que las libertades han disminuido en el país después del 13-N, y al final del mismo, recuerda un terrible caso: las treinta familias que vivían en el edificio arrasado del barrio parisino de Saint-Denis que sufrió el ataque de la Policía a los yihadistas que ahí se escondían, con la mujer que se suicidó haciendo estallar sus explosivos.

Anuncios

“Estas familias pasaron más de cinco horas escondidas en un armario o bajo la cama, mientras explotaban una bomba, veinte granadas ensordecedoras y se tiraban un total de 5.000 balas. (…) Cuando acabó el asalto, algunos vecinos quedaron muertos de miedo, sin que nadie se preocupara de ir pasando piso por piso para rescatar a sus habitantes”.

Lluís recuerda que “desde aquel día, estas familias viven en un gimnasio municipal. No les ha visitado ningún Ministro, no se les ha concedido ningún trato particular por haber vivido un trauma mayor asociado al #Terrorismo”. Llega a preguntarse qué habría pasado “si los terroristas se hubieran refugiado en un piso con vecinos de origen europeo y de clase media”, ¿el trato oficial habría sido el mismo?”

Denuncia también que “Sarkozy y Le Pen no respetaron ninguna consigna de unidad nacional y atacaron a Hollande con una nauseabunda falta de respeto por las víctimas”. Por las elecciones próximas. #Unión Europea #Estado Islámico