Dijo el escritor británico George Orwell en una de sus citas sobre la #Libertad, que si ésta significa algo es el derecho a decir a los demás lo que no quieren oír. A Raif Badawi se le truncó la vida en el momento en el que decidió hacer valer este derecho y escribir en su blog sobre la situación del Islam en Arabia Saudí

Durante tres años, Raif se dedicó a escribir pequeños artículos en su web. Como muchos jóvenes en nuestra sociedad, a Raif le gustaba opinar y que muchos leyeran sus textos donde hablaba tanto de las bondades del laicismo como de la defensa a ultranza de los derechos de la mujer. Esto podía ser algo normal para nosotros, pero no en un país donde se anula por completo el papel de la mujer en la sociedad y se impone la religión sobre todas las cosas.

Anuncios
Anuncios

A pesar de todo, sus textos no incitaban a nada. Únicamente invitaban a la reflexión y al debate público. Las palabras le quemaban en la boca, por lo que no se callo. Decidió ejercer su derecho a sabiendas de que podía poner su vida en riesgo, ya que su gobierno no entiende de derechos ni libertades. De esta forma, en 2012 fue detenido y encarcelado por las autoridades saudíes. Dos años después, se le impuso la pena de pagar un millón de riales saudíes (unos 240.000 euros), así como 1.000 latigazos como castigo, de los cuales solo ha recibido 50 por el momento (debido a que su estado era tal que sus propios carceleros suspendieron el resto de latigazos durante meses) . Hace tan solo dos meses, el Parlamento Europeo reconoció su valentía y su lucha concediéndole el Premio Sájarov, un galardón que representa también a todos los que se han manifestado pidiendo la libertad de Raif, así como a todos los que luchan día a día por expresar sus ideales en sociedades tan reprimidas.

Anuncios

En nombre de este bloguero, su esposa, Ensaf Haidar, recogió el citado premio esta misma mañana en Estrasburgo, ensalzando la lucha feroz con la que todos los estados deberían combatir la violación de un derecho tan esencial como es la libertad de expresión. "Los países europeos podrían presionar más por la libertad de expresión en Arabia Saudí", afirmó. En contraposición, Haidar no señaló a Europa acerca de la situación de la mujer en este país. "Los países europeos tienen poco que hacer en cuanto a la libertad de la mujer en Arabia Saudí. Eso sólo lo cambia la sociedad, no las leyes". De esta forma, el último pleno del año en el Parlamento Europeo estuvo marcado por este homenaje, el cual provocó que la cámara se fuera llenando poco a poco de diputados. "Mi marido lleva en huelga de hambre desde el pasado día 8, y antes de que lo internasen en una nueva prisión lo tenían en un lugar sucio y sin poder hablar con él más de una o dos veces a la semana", explicaba Haidar durante su intervención.

Anuncios

Ante todo esto, al presidente de la Eurocámara solo le quedó reclamar al propio rey saudí que ponga fin a esta injusticia de inmediato y sin condiciones. El acto finalizó con la propia esposa del bloguero esperando que "muy pronto sea liberado, al igual que el resto de personas que luchan por la libertad de expresión pacífica".

Actualmente, Raif continúa con su injusto cautiverio, al igual que otras muchas personas que no lo merecen. Y solo por escribir, algo tan común para nosotros como escribir. El único crimen de Raif fue hacer algo que muchos de nosotros hacemos diariamente. Es importante recordar casos como este para que el olvido no nos haga caer en el engaño de que vivimos en una sociedad mundial justa e igualitaria. Desgraciadamente, no es así. #Denuncia