El tiroteo se produjo la noche del miércoles en un centro de servicios sociales para discapacitados en el condado de San Bernardino, al sur de California, durante una celebración de Navidad. El grave incidente ha dejado 14 muertos y 17 heridos. Los atacantes portaban numerosas armas y fueron abatidos por la policía tras una persecución. 

La oficina del sheriff del condado ha informado que el ataque fue llevado a cabo por hasta tres individuos fuertemente armados. El FBI avanza que se podría tratar de una disputa laboral, aunque no descarta la posibilidad del atentado. De momento, se tiene la certeza de que dos de los presuntos autores de la matanza son un hombre y una mujer, muertos horas después tras un enfrentamiento con la policía.

Anuncios
Anuncios

El grupo musulmán Council on American-Islamic Relations ha identificado a uno de los atacantes como Syed Farook, de 27 años. La mujer sería Tashfeen Malik, también de 27 años. Ambos mantenían una relación de pareja. Farook era especialista medioambiental y trabajaba desde hacía varios años para el condado. La pareja se encontraba en la fiesta de Navidad del Inland Regional Center cuando, tras una discusión, abandonaron el centro. Poco después regresaron con vestimenta de asalto y fuertemente armados.  

 

En una rueda de prensa, el Council on American-Islamic Relations ha querido presentar su condolencia a las familias de las víctimas y ha pedido que no se vincule estas acciones violentas con el Islam. El cuñado de Farook, Farhan Khan, presente en la rueda de prensa, dijo estar en shock y no entender qué le había podido pasar.

Anuncios

Jarrod Burgham, jefe de la policía de San Bernardino, deja abierta todas las hipótesis, incluida la del atentado terrorista. Sin embargo, en su comparecencia dejó entrever posibles conflictos laborales de Farook. Además, indicó que el hecho de que regresaran a la fiesta armados con rifles A-15 y pistolas, hace prever que hubiese una planificación previa.

El hecho de que se encontraran en el lugar de los hechos varios artefactos explosivos caseros, junto con el armamento utilizado en la matanza y los nombres de los presuntos asesinos, no ha hecho más que acrecentar las especulaciones sobre un atentado terrorista. Sin embargo, la policía lo calificó como "terrorismo casero", un término empleado frecuentemente para este tipo de actos. 

El presidente de EEUU, Barack Obama, ante el reciente tiroteo en una clínica abortistas de Colorado que se saldó con tres muertos, dijo: "Ya basta. Esto no es normal, no podemos permitir que esto sea algo normal"

  #Estados Unidos