La primera audiencia del caso Vatileaks II se llevó a cabo el ayer. En una decisión clave y sin precedentes en la historia de la libertad de expresión o de información en Italia, desde el #Vaticano llega la noticia de cinco acusaciones judiciales relacionadas con la investigación sobre el robo de documentos confidenciales de la Santa Sede, entre los cuales se encuentran dos colegas periodistas llamados Gianluigi Nuzzi y Emiliano Fittipaldi.

Los autores mencionados, escribieron los libros "Camino de la Cruz" y "Avaricia", que según la acusación, revelan archivos de los organismos vaticanos. Los dos reporteros tendrán que responder por el delito tipificado en el nuevo artículo 116 bis del Código Penal del Vaticano que versa sobre la divulgación de información y documentos.

Anuncios
Anuncios

El mencionado artículo añadido en julio de 2.013, prevé penas de prisión de seis meses a ocho años “en caso de robo y documentos relativos a distribuir los intereses fundamentales o las relaciones diplomáticas de la Santa Sede y el Estado”.

Por la investigación sobre el robo de documentos, también fueron detenidos en el Vaticano a fines del mes pasado, Monseñor Lucio Vallejo Balda y su colaboradora, Francesca Inmaculada Chaouqui, a quienes se acusa por haber contribuido a la revelación de secretos, especialmente económico-financieros para la publicación de los dos libros de los periodistas italianos.

A esta audiencia también fue llamado a comparecer Nicola Maio, un ex colaborador del representante de la Comisión de las Estructuras Económicas y Administrativas de la Santa Sede.

El descargo de los acusados

"No es un proceso contra mí sino contra la libertad de información", dijo el periodista Emiliano Fittipaldi.

"Ahora tengo que averiguar qué hacer con mis abogados, porque está claro que la libertad de prensa no está garantizada", añadió también.

Anuncios

"Puedes hacer lo que quieras, pero siempre habrá periodistas en el mundo para escribir noticias incómodas", escribió en su Twitter, Gianluigi Nuzzi.

Cuando visité en exlcusiva hace días el Vaticano para adentrarme en su mundo, tanto en la audiencia papal (en la que estuve a metros del #Papa Francisco) como en los Museos Vaticanos (a la que también pertenece la Biblioteca Vaticana con más de 1.100.000 libros), noté cierto recelo en la seguridad de la policía y de los carabinieri, en cuanto a los lugares donde se podía pasar o realizar fotos o grabar videos, como se puede apreciar en las fotos que tomé.

Es comprensible, porque el tema de seguridad es una cuestión sumamente delicada y más en los tiempos en que vivimos. #Iglesia católica