Un gran número de diputadas del parlamento de Nueva Zelanda fueron obligadas a abandonar el hemiciclo este miércoles después de pronunciar un discurso en el que afirmaban haber sido víctimas de acoso sexual por orden del presidente de la cámara.

La intervención de la polémica llegó después de que el primer ministro neozelandés John Key achacara a las diputadas laboristas y ecologistas de la oposición "respaldar a los violadores" en medio de una discusión sobre la potestad de detención de ciudadanos sospechosos por parte del Gobierno.

Los políticos de la oposición expresaron su preocupación en el parlamento sobre la detención de ciudadanos neozelandeses en espera de la deportación después de que el Gobierno central cancelara la expedición de visados para los condenados por determinados delitos.

Anuncios
Anuncios

"Algunos de ellos son violadores, pederastas y asesinos", dijo el primer ministro conservador John Key. "Este es el tipo de gente que el Partido Laborista cree que es más importante apoyar, incluso por delante de los neozelandeses de bien que tienen la protección que merecen", prosiguió.

Un grupo de personas de Nueva Zelanda han sido retenidos en la Isla de Navidad después de que el Gobierno australiano introdujera una serie de leyes que obligan a la deportación de ciudadanos extranjeros condenados por diferentes delitos y con una pena actual privativa de libertad de más de un año. Algunas de estas personas son neozelandesas que han vivido en Australia durante algunos años y que ahora están sufriendo esta decisión.

Este miércoles, la líder del Partido Verde Metiria Turei dijo al presidente de la cámara que como superviviente de agresiones sexuales ella se sentía profundamente ofendida por las palabras de John Key.

Anuncios

"Como víctima de abusos sexuales, resulta una ofensa personal estos comentarios del primer ministro y, por tanto, pido que rectifique y se disculpe", según recogió el diario británico The Guardian.

Muchas otras diputadas del Partido Laborista se unieron a la petición de Metiria Turei de que el primer ministro pidiera públicamente disculpas, el presidente del parlamento David Carter les llamó la atención y pidió su silencio alegando que estaban "burlando las reglas".

Sobre las disculpas el presidente quiso dar carpetazo al asunto diciendo que ya era demasiado tarde para exigir disculpas, a lo que las diputadas contestaron pidiendo a Carter que actuara. Así, el presidente decidió expulsar en primer lugar a la diputada Marama Davidson, a lo que el resto de diputadas respondió con la marcha de nueve más que abandonaron la cámara.

"No vamos a quedarnos de brazos cruzados y permitir censura en el parlamento -esta clase de abusos en la gente y el tipo de cercanía al delito que muestra el primer ministro es sencillamente inaceptable.

Anuncios

Debe rendir cuentas ante su pueblo", declaró la diputada de los Verdes Catherine Delahunty, otra de las protagonistas de la noticia.

La acción de estas parlamentarias ha sido enormemente elogiada por la sociedad neozelandesa y el Gobierno ya ha aclarado que resolverá sus demandas.  #Emigración