La #Corrupción es el enemigo público número uno en México. Esta rotunda afirmación fue realizada por Amparo Casar, coordinadora de un estudio del centro de análisis Imco presentado este lunes en D.F.  La radiografía de la corrupción elaborada por un grupo de académicos y empresarios arroja unas cifras alarmantes: un 63% de los empresarios afirma que forma parte de la idiosincrasia a la hora de hacer negocios en México, la mitad de las empresas dice haber dado algún soborno y cada año se detectan más de 200 millones de pequeñas infracciones. 

Los encargados de elaborar el informe sobre la corrupción empresarial en México afirma que hay que desterrar la percepción mayoritaria de que la corrupción ayuda a prosperar a las empresas y para ello han cambiado la expresión popular de "el que no transa no avanza" por "transamos y no avanzamos".

Anuncios
Anuncios

Amparo Casar concluye que la corrupción no hace más que frenar el desarrollo de la economía, disminuir la productividad, favorecer el rentismo, agravar la desigualdad, obstaculizar la justicia y generar el desencanto con la democracia.

Es duro asumir que un 70% de los mexicanos esté convencido de que sus gobernantes son los primeros en incumplir la ley, que un 77% desconfíe de la policía y que el 60% no crea en la integridad de los jueces. Por este motivo, el director del Imco afirmó que la solución pasa por crear instituciones e incentivos para cambiar el clima cultural de permisividad.

Para los expertos que han elaborado el informe, el trabajo de sensibilización en contra de la corrupción tiene que empezar por las propias instituciones del gobierno, son las primeras que han de cumplir la obligación de no ser corruptas.

Anuncios

Y ponen cifras sobre la mesa para alertar del problema de la corrupción empresarial en México. Es la primera preocupación de los inversores internacionales, por encima de la violencia. Además, se estima que supone unas pérdidas para el Estado de entre el 3% y el 10% del PIB del país. 

Pero la conclusión del Imco no es que los mexicanos lleven la corrupción incorporada en el ADN. Es una falsedad que hay que combatir. Para su director, en una tarea difícil que necesita involucrar a muchas partes pero que es posible. Como ejemplo pone a Guatemala donde gracias a una especie de fiscalía especial internacional creada y financiada por la ONU ha conseguido acabar con un Gobierno corrupto.