Si Nueva York, Madrid y Londres, en la década pasada, vivieron horriblemente su masacre terrorista, aunque peor la primera, con casi 3.000 muertos, Paris ha vivido la suya, que ha multiplicado por diez la cifra de muertos por el ataque a la revista satírica “Charlie Hebdo”.

Empiezan a salir testimonios de gente que sobrevivió a los ataques y gente, tanto francesa como extranjera, que se solidariza con las víctimas. En este artículo intentaremos mostrar algunos ejemplos.

La televisión catalana TV3, de las pocas que interrumpió su programación para informar de la masacre y con profundidad, incluyó testimonios de testigos o supervivientes de las mismas.

Anuncios
Anuncios

El más impresionante fue el de un superviviente de la sala Bataclan, donde murieron casi un centenar: “Eran jóvenes [los terroristas], de unos 25 años, iban a cara descubierta. Disparaban sin emoción alguna, como máquinas de matar”. Y el testigo de una de las matanzas en restaurantes: “Fue horrible. Y pensar que me podría haber pillado a mí, o a ti”.

Pero también Daniel Psenny, periodista de Le Monde y que resultó herido en un brazo por una bala perdida de los terroristas (él vive al lado de Bataclan), dio su testimonio por partida doble: primero con un vídeo colgado de Internet donde mostraba con toda su crudeza la salida desesperada de supervivientes a la calle, incluso mostrando varios cadáveres ante la puerta de salida, y luego en su periódico cuenta, con la precisión de un periodista, cómo vivió aquello.

Anuncios

“Yo iba a trabajar en mi casa. La televisión estaba encendida, ponían una película con Jean-Hugues Anglade [actor que vivió personalmente el ataque terrorista al tren Amsterdam-Paris] en el papel de un policía. Sentí un ruido como de un petardo, creí que provenía de la película. Pero el ruido era fuerte, así que me acerqué a la ventana. Vivo en un segundo piso, y mi piso da a las salidas de emergencia de Bataclan”.

Cuenta cómo quiso ayudar a quienes huían: “Bajé a la calle a abrir la puerta para que pudieran refugiarse. Abrí la puerta del edificio”. Después de ayudar a entrar gente, se dio cuenta de que estaba herido: “No me acuerdo bien de aquel momento… Sentí como un gran petardo que estallaba bajo mi brazo, y me di cuenta de que brotaba sangre. Creo que [quien disparó] estaba en una ventana del Bataclan”.

Continúa su relato: “Subimos hacía el cuarto piso, a casa de una pareja de vecinos. Uno de los hombres a quien ayudé a entrar, un americano, estaba herido en una pierna. Vomitaba y tenía frío. Creíamos que iba a morir. Llamamos a los Bomberos, pero en aquel momento no podían evacuarnos”. Luego contó cómo esperaron a recibir ayuda, y cómo pudo él hacerse un cabestrillo para el brazo.

Anuncios

En las redes sociales salió una enorme solidaridad mundial con los parisinos y los franceses. Obama, Cameron, Merkel, Rajoy e incluso Artur Mas condenaron firmemente los atentados. Mas dijo: “Lo hemos sentido como en carne propia. Es un dolor inmenso”. Edificios como el Ayuntamiento de San Francisco (California) se iluminaron con los colores de la bandera francesa.

Las críticas llegaron, en nuestro país, ante que las televisiones continuaban con su programación habitual, y sólo TV3 y Canal 24 Horas informaron ampliamente de ellos. “Que lo mismo empieza la III Guerra Mundial y no nos enteramos, por que le están haciendo un polígrafo a Kiko Matamoros”, lamentaba un usuario de Twitter. Otro ironizaba: “En Telecinco siguen con Sálvame por que los espectadores no saben situar Paris en un mapa”. #Unión Europea #Terrorismo #Estado Islámico