Uno de los pilotos del caza ruso que fue derribado ayer por Turquía ha sido rescatado con vida y trasladado a territorio seguro, según han informado fuentes oficiales. Según ha declarado el embajador ruso en Francia, Alexander Orlov, en la radio Europe-1 el piloto consiguió escapar y fue rescatado por el Ejército sirio que lo trasladó a una base militar rusa en Siria. El otro piloto del Su-24 ya se confirmaba ayer martes que había fallecido según el fuentes del Ejército ruso.

Como conocíamos ayer, aviones turcos dispararon a un caza ruso tras afirmar que habían violado su espacio aéreo, en la frontera entre las provincias turca de Hatay y siria de Latakia.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, los pilotos lograron salir del avión antes de que se estrellara en territorio sirio pero, según vídeos publicados en redes sociales, rebeldes islamistas y milicianos turcos dispararon a los militares rusos mientras caían en paracaídas. Por ello, el embajador ruso en Francia declaró que uno de los pilotos estaba herido y fue "rematado" por un grupo yihadista mientras que el otro piloto logró escapar y fue rescatado por fuerzas sirias.

Las milicias turcas en Siria afirmaron haber disparado contra los dos militares rusos mientras descendían en paracaídas del Su-24.

Orlov afirmaba que el avión ruso derribado no había sido advertido en repetidas ocasiones de esa supuesta violación del espacio aéreo turco tal y como afirmaba su gobierno y repetía unas declaraciones de Vladimir Putin que decía que Turquía era cómplice de los extremistas islámicos del Estado, "cómplice de los terroristas".

Anuncios

El presidente turco Erdogan también ha hablado, afirmando que el avión se encontraba en su espacio aéreo y que los restos del aparato derribado habían caído en territorio turco hiriendo a dos personas. Apuntando también que Ankara sólo estaba defendiendo su seguridad y la de "sus hermanos" en Siria.

La OTAN y la ONU llaman a la calma, siendo la primera vez que un Estado miembro derriba un avión de guerra ruso desde la guerra de Corea en la década de 1950.

Barack Obama dijo que Turquía tenía derecho a defenderse a sí mismo, mientras que Putin calificaba este ataque como una puñalada por la espalda por parte de los "cómplices de los terroristas".

El primer ministro ruso, Dmitry Medvedev, advirtió que las empresas turcas podrían perder cuota de mercado en Rusia y verse deteriorados sus proyectos conjuntos. #Terrorismo #Estado Islámico #Accidentes