Apenas 11 días ha tardado en derrumbarse el gobierno portugués liderado por el conservador Pedro Passos Coelho. En la sesión celebrada esta misma tarde en la Asamblea de la República, la moción de rechazo por parte de toda la izquierda lusa ha provocado la caída del primer ministro, quien no ha tardado en declarar que “una coalición liderada por los socialistas no lograría cumplir con los objetivos de déficit”.

Esta decisión por parte de la izquierda no ha sorprendido a nadie, ya que desde el momento en que se encargó la formación del #Gobierno luso se esperaba que la alianza de izquierdas lo tumbara. La moción de rechazo recibió 123 votos a favor, en contra de los 107 que obtuvo la coalición del Partido Social Demócrata (liderado por Passos Coelho) y Centro Democrático Social (CDS).

Anuncios
Anuncios

Por su parte, los socialistas liderados por Antonio Costa han llegado a un acuerdo de mínimos con comunistas y marxistas para lograr este cambio de gobierno. Según el hasta ahora primer ministro, las diferencias entre su partido y el Partido Socialista son menores que las que hay entre éste y sus nuevos socios de la izquierda, el Partido Comunista y el Bloco de Esquerda. El propio líder de CDS, Paulo Portas, afirmó que el acuerdo entre la izquierda es una “borrachera de medidas para conciliar lo irreconciliable”. Portas recordó a Costa que su CDS ya acudió dos veces al rescate de un Gobierno de los socialistas, y advirtió que “no seremos ya más veces cómplices de pirómanos”.

Este acontecimiento inédito en la historia de Portugal provocó que, mientras la oposición derribaba el Gobierno en plena sesión parlamentaria, dos manifestaciones enfrentadas discurrían a las puertas del Parlamento, una en apoyo de los conservadores y otra favorable a los grupos de izquierda.

Anuncios

En total, miles de personas se concentraron ante la atenta vigilancia de la policía, que reforzó el operativo para evitar incidentes.

A partir de este momento, la palabra la tiene el presidente de la República, Cavaco Silva, quien puede encargar la formación de un nuevo gobierno a los socialistas, segunda fuerza más votada en los comicios celebrados el 4 de octubre y principal oposición a Passos Coelho. La otra opción es dejar al actual Ejecutivo en funciones hasta nuevas #Elecciones, las cuales no podrían celebrarse hasta mayo de 2016.