Algo está cambiando en la manera de hacer #Cine en Ecuador. Vengo volviendo es un ejemplo de ello. Dirigida por Gabriel Páez y producida por Filmarte, el largometraje ha contado con la colaboración de 21 jóvenes realizadores de la provincia de Azuay. Y a pesar de tratar un tema recurrente en el cine como es la inmigración latinoamericana a EE.UU, el enfoque ha sido original. 

La película ecuatoriana Vengo volviendo ha roto mucho moldes. La manera de elaborar el guión fue muy particular. La primera tarea a la que tuvieron que enfrentarse los jóvenes realizadores fue escuchar los testimonios de sus abuelos y personas de sus comunidades.

Anuncios
Anuncios

Con esos relatos orales se construyó el guión. Según palabras del director, Gabriel Páez, los jóvenes querían hablar del tema de la inmigración. Pero como no queríamos un melodrama decidimos verla desde lo positivo y centrarnos en los que se quedan.

El largometraje Vengo volviendo también ha roto con el ciclo de la exhibición de las películas ecuatorianas en las salas comerciales y ha logrado estar dos semanas en lugar de una, como es habitual. 

Para su producción, la película ha contado con fondos públicos nacionales, siendo la mayor aportación la del Consejo Nacional de Cine (Cncine).

Desde Cncine se está trabajando para cambiar el panorama cinematográfico en Ecuador. Los fondos que destinan para el fomento de las producciones cinematográficas están consiguiendo que el número de largometrajes ecuatorianos con estreno nacional sea mayor cada año.

Anuncios

Mientras que en 2014 fueron diez, en lo que va de año ya han sido 9. 

Gabriel Páez analiza la problemática de la industria ecuatoriana desde otra óptica. Para el director, hay que cambiar la percepción del público de que las películas ecuatorianas son malas. Y ello puede estar debido, en gran parte, hay una falta de contenidos interesantes para un sector amplio de la población. Como parte de la solución a esto, nace Encuentros con el cine

Encuentros con el cine, según lo definen los propios creadores del proyecto, es una nueva forma de producir cine en el Ecuador. Una cadena de formación, producción y distribución cinematográfica que busca unificar a todas las provincias del país en una sola voz, la voz del cine. Películas representativas de la imagen de los pueblos, que rescatan de los abuelos su tradición oral, social, cultural y étnica.