Francia ha bombardeado este domingo con una decena de cazas más de 20 objetivos en la ciudad de Raqqa (#Siria), la capital del autoproclamado #Estado Islámico, según ha informado el ministerio de Defensa francés, en respuesta a los atentados llevados a cabo en París el viernes. 

Se habrían dirigido contra un centro de mando, otro de entrenamiento y un depósito de armas. Algunos usuarios de Twitter han asegurado que también se han alcanzado un hospital y otros edificios civiles. No obstante, aún no se ha confirmado esta información de forma oficial. En Raqqa, el bastión del grupo terrorista, la BBC asegura que hay 15.000 combatientes activos

El presidente francés, François Hollande, ya advirtió que la acción contra ese "acto de guerra" sería "implacable".

Anuncios
Anuncios

Los ataques en el "corazón" de París, reivindicados por Estado Islámico, han dejado más de 120 muertos y decenas de heridos. Francia ya había lanzado previamente ataques contra objetivos del grupo islamista extremista  en Siria e Irak, como parte de la coalición liderada por Estados Unidos.

Cortar la financiación

En el programa El Objetivo de La Sexta, el investigador principal del Real Instituto Elcano, Fernando Reinares, ha defendido la acción militar para terminar con el también conocido como Daesh. Reinares ha asegurado que esta estrategia "tuvo éxito en Afganistán", porque fue una base para acabar con los talibán y "un fracaso en Irak", al ser "una falacia" el objetivo de luchar contra el #Terrorismo.

Sin embargo, la fiscal contra el terrorismo de la Audiencia Nacional Dolores Delgado, ha sostenido que opta por cortar la financiación a la organización terrorista.

Anuncios

El pasado sábado, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, acusó al presidente sirio, Bashar al Assad, de comprar petróleo a Estado Islámico. 

Tanto Kerry como el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, reunidos el sábado en Viena, mostraron su preocupación por la situación de Siria y decidieron que al Assad y la oposición deberían acordar la formación de un gobierno para antes del 1 de enero. Asimismo, ambos políticos establecieron un plazo de 18 meses para que se celebren elecciones en el país.