La Corte Constitucional de Colombia aprobó ayer, miércoles 4 de noviembre, la adopción igualitaria entre personas del mismo sexo. La votación se resolvió con seis votos a favor y dos en contra de los magistrados del Alto Tribunal. Se trata de una decisión histórica, como la han calificado numerosos colectivos LGTB. De esta manera, Colombia se suma a la lista de países latinoamericanos que reconocen este derecho, junto a México, Uruguay, Argentina y Brasil.

Anteriormente, las parejas del mismo sexo sólo tenían este derecho si el menor era hijo biológico de alguno de los miembros de la pareja. Este sorprendente giro ha podido ser logrado gracias al cambio de paradigma.

Anuncios
Anuncios

En lugar de enfocar la cuestión como un derecho de los homosexuales, ha sido enfocada como una cuestión de los derechos del menor, en este caso, el derecho a tener una familia.

No es la primera votación que tenía lugar sobre esta cuestión en Colombia. A comienzos de este mismo año, el debate entre los miembros del tribunal se resolvió con cinco votos en contra y cuatro a favor. En esta nueva ocasión, el magistrado Jorge Iván Palacio lideró la votación con la nueva orientación, que finalmente ha resultado en la modificación de tres artículos del Código de Infancia y Adolescencia.

El gobierno colombiano ha mostrado su apoyo a esta decisión, así como el Ministerio de Justicia y diversas ONG. Por el contrario, la Iglesia Católica se ha manifestado en contra de esta medida, que podría tener consecuencias en algunos proyectos que la institución lleva a cabo con el Estado colombiano.

Anuncios

Asimismo, el procurador general de Colombia, Alejandro Ordóñez, también mostró su desacuerdo al considerar que se realiza “ingeniería social con niños en situación de vulnerabilidad”.

Pese al logro que supone, es necesario que la sociedad colombiana siga trabajando para que las leyes sean una emanación de la propia sociedad y su aceptación sea plena. Por ello, es importante educar en derechos e igualdad y luchar contra la discriminación, el abuso policial, el acoso a las personas homosexuales, y terminar con los prejuicios hacia este colectivo. El siguiente paso que la comunidad LGTB pretende dar es la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo por parte del Congreso. #Educación #Iglesia católica