El Hotel Radisson Blue, ubicado en el centro de Bamako, capital de Malí, fue objeto de un nuevo “ataque terrorista” al ser tomado por un grupo yihadista africano que afirma ser el responsable y estar afiliado a Al Qaeda.

El grupo yihadista, Al Murabitoun, se atribuyó la responsabilidad a través de su cuenta de Twitter, sin embargo, la cadena Al Jazeera, (de acuerdo a informes de la BBC) identificó a los responsables como “Ansar al Din” (“simpatizantes de la #Religión”). Éste grupo ha causado conflictos anteriormente, por su intención de implementar la Ley Islámica en Malí.

Las fuerzas especiales del país, ayudadas por el gobierno estadounidense, ingresaron a las instalaciones del Hotel con la intensión de liberar a los rehenes, en su mayoría extranjeros.

Anuncios
Anuncios

Se reporta la liberación de 80, aunque se señala que algunos de ellos lograron escapar por su cuenta. En la operación, se reportan al menos 3 muertos.

Algunos medios aseguran la presencia de 3 hombres mientras otros elevan el número a 10 atacantes. Como parte de los informes, se especificó que los atacantes ingresaron gritando “Dios es el más grande” (Alá Akbar). Tras la toma, se reportaron aproximadamente, 25 integrantes de las fuerzas malinenses enfocados al rescate y la liberación.

Éste atentado se ha relacionado con los recientes ataques a París y Nigeria, ya que el hotel, al ser uno de los más importantes de la zona, albergaba huéspedes de diversas nacionalidades, entre las que destacan: franceses, chinos, turcos e hindús. Mientras los medios nacionales no han asegurado la presencia de rehenes norteamericanos, el gobierno de EE.UU aseguró que había al menos 6 compatriotas.

Anuncios

Por otro lado, la empresa hotelera comunicó la presencia de 30 empleados, de los cuáles aún permanecen dentro 13, junto con los 125 huéspedes restantes.

Las aerolíneas Air France y Turkish Airlines confirmaron la presencia de personal y la liberación de 12 y 5 empleados, respectivamente.

Los grupos extremistas de diversas regiones han comenzado a atacar, probablemente, motivados por los recientes ataques a la capital francesa. Esto ha dejado de lado los principios pacifistas de una religión islámica, que ha perdido su esencia ante el resto del mundo y ha perjudicado a miles de musulmanes, ajenos a la lucha, alrededor del mundo. #Terrorismo #Estado Islámico