Todos los países tienen sus filias y sus fobias. Los españoles no somos una excepción y algunas cosas nos generan más odio que otras. Vamos allá con la lista: #Calidad de vida

  • 1. Los políticos españoles: Cuando estás en España les tienes tirria, pero cuando te toca salir fuera y ves el nivel de corrupción y la cantidad de desfalcos que ha realizado nuestra clase política te llevan los demonios. De una manera u otra ellos son los grandes culpables de la cantidad de paisanos que han tenido que dejar su tierra para buscarse la vida en otros países.
  • 2. Angela Merkel: Es política también, en este caso extranjera. La canciller alemana será para siempre la responsable cara a la opinión pública de la enorme cantidad de recortes que sufrimos durante la crisis. Probablemente sea más conocida que muchos políticos por los españoles.
  • 3. Comidas cocinadas con Mantequilla: En un país acostumbrado a cocinar con el sano y totalmente recomendable aceite de oliva es normal extrañarse de que en muchos países cocinen con mantequilla. Los extranjeros también se extrañan, en este caso de la cantidad de aceite que echamos en la sarten.
  • 4. Pagar impuestos: Aunque sabemos que no habría servicios públicos de calidad si todo el mundo dejase de pagar impuestos, nos duele mucho pagarlos, quizás algo tenga que ver la cantidad de defraudadores existente en las clases altas españolas.
  • 5. La gente que es especialmente buena en algo: Podríamos llamarlo "envidia", persona que destaca, siempre será objeto de nuestra envidia. 
  • 6. A los otros españoles que gritan cuando estamos fuera: Por la razón que sea, siempre cuando estamos fuera tardamos escasos segundos en detectar un español. El vamos como turistas les odiamos incluso más, como si fuésemos nosotros de Canadá jeje. Debemos aclarar que también existen casos en los que esto no ocurre y nos alegramos de encontrárnoslos (no somos tan malos).
  • 7. A nosotros, los españoles: Somos bastante críticos y parece como si fuésemos el peor país del mundo, ponemos siempre ejemplos de otros países mejores, aunque no hayamos estado.
  • 8. A todos los extranjeros, tan correctos y aburridos: Mientras estamos fuera les tenemos tirría en su mayoría, esto cambia cuando volvemos a España, donde les pondremos como ejemplo de casi todo.