Son médicos, ingenieros, empresarios... Algunos están de“toderos” otros ejercen su profesión. Están fuera de Venezuela por convicción o por que no hubo más alternativas. La nostalgia afecta a los mayores. Están en México y son venezolanos.

Es difícil cuantificar cuántos venezolanos residen legal o ilegalmente en México. Fuentes extraoficiales vinculadas con la embajada Bolivariana señalan que hay 7 mil criollos registrados. Pero hay quien dice que la diáspora llega a más de 100 mil personas.

Un médico cirujano oncólogo, Renny García, está en Guadalajara. Tiene 50 años, es casado con una mexicana, desde hace 29 años,  y tiene cuatro hijos.

Anuncios
Anuncios

Nativo de Barcelona, Anzoátegui, García hizo vida profesional en Ciudad Guayana. Hizo sus estudios de pregrado en Guadalajara.

“Regrese a #Venezuela en 1995 a trabajar  en Ciudad Guayana con toda la familia, trabaje en el IVSS en Hospital Raúl  Leoni  y el Instituto de Salud Pública. Perdí mi trabajo por motivos políticos"

Estuvo un año de duelo, “porque me dolió mucho dejar mi país"

Carla Galíndez: emprendedora en el sector turismo

Carla, caraqueña, exitosa microempresaria de sector turismo, ha trabajado en Anzoátegui y en Nueva Esparta. Estuvo en Uruguay y en Colombia antes de llegar a México. Ha vivido Cuernavaca, estado Morelos,  y ahora maneja su negocio, la empresa de representaciones turísticas  desde Guadalajara capital de Jalisco.

“ Desde que llegué a México he podido trabajar sin problemas, a veces es ventaja el poder traer conocimientos y formas de trabajo diferentes, ópticas diferentes.

Anuncios

Otras veces no, depende también de la personalidad de las personas. Hay quienes llegan muy soberbios y no les va bien…como migrante se debe mantener la humildad, el respeto, el amor por el nuevo hogar”

Zobeida Frederick Mota. Dueña de un restaurante y activista por Venezuela

Zobeida Frederick, conoce México desde hace mucho tiempo. Estudió entre 1982 y 1988 en la universidad de San Luis Potosí. En ese lapso conoce a su esposo, Carlos Saldaña, ingeniero agrónomo, con quien regresó a su natal Puerto Ordaz. Señala que “estuvimos muy a gusto en mi país en donde nació nuestro único hijo, Carlos Alfredo. En la campaña electoral de 1999, mi esposo visualizó lo que iba a pasar en Venezuela, lo que representaba Chávez y sus ideas y decidimos regresar a San Luis Potosí, en octubre de 1999”.

Hace cuatro años, la pareja fundó el restaurante Arpa, cuatro y maraca, “un rincón venezolano en San Luis Potosí. Dice que la distancia no le impide vincularse a su país y de sus problemas. 

Rafael Vicente González. Pionero en la Ciudad de México.

González llegó a México hace más de 30 años.

Anuncios

Trabajaba en la Coca Cola en cargos técnicos. “El trabajo era pesado y decidí que mi familia estuviera en un solo lugar y en la empresa abrieron un puesto para estar en el DF y opté por él”.

Fue el pionero de la comida criolla con su restaurante que ya cumplió 30 años.

Años después, abre uno de los restaurantes venezolanos más famosos de México: La Hallaca, ubicado en la colonia Polanco.

Dice que la situación social de su país es una olla de presión.  “Hay que promover un cambio urgente”.

Ángel Contreras. El chef que intentó volver

Tiene 30 años y desde hace cinco vive en CDMX. Su familia ha tenido restaurantes y comedores populares, “y crecí entre ollas y comida. Mi mamá tiene un restaurante en Apure hoy día está pasando mucho trabajo pues no consigue comida”.

Hace dos años intentó regresar a San Cristóbal, para apoyar a un negocio familiar. “Pero me regresé de inmediato porque vi la situación muy grave en materia de inseguridad y deabastecimiento".