Para los huicholes y rarámuris, pueblos indígenas autóctonos del norte de México, el peyote es parte fundamental de su propia cosmovisión ancestral. Debido a que sus efectos alucinógenos, dicha cactácea ha sido utilizada durante generaciones en la medicina tradicional autóctona, así como por sus sacerdotes como medio de comunicación con sus deidades. Ahora el reciente fallo histórico de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de México (SCJN) a favor de cuatro ciudadanos, a quienes se les permitirá producir y consumir marihuana con fines recreativos, ha abierto las puertas para colectivos religiosos que buscan legalizar el peyote para usos religiosos.

Anuncios
Anuncios

El peyote es una pequeña cactácea silvestre sin espinas color verde cenizo que crece exclusivamente en el árido norte de México. En la medicina tradicional de algunos pueblos indígenas ha servido desde la antigüedad para tratar algunas enfermedades, pero mas importante es el uso que le han dado pueblos como el huichol en sus ceremonias religiosas. Por ello la Iglesia Nativa Americana de México (INAM), culto religioso que engloba a cerca de 5,000 feligreses del espiritismo huichol busca aprovechar la puerta jurídica que el debate acerca de la marihuana dejó abierta para legalizar, sólo para sacerdotes de la INAM y únicamente con fines religiosos, el cultivo regulado y la ingesta de peyote.

La INAM, aunque ejerce como organización del culto, no cuenta con el reconocimiento de la Secretaría de Gobernación (Segob) por no reunir todos los requisitos que exige la Ley de Asociaciones Religiosas vigente en México.

Anuncios

Por ello el tema de la legalización de peyote se ha vuelto un tema crucial, dado que reconocer jurídicamente el uso que se le da en la cosmovisión huichol legitimaría a la INAM como culto religioso. A la fecha las prácticas huicholes con peyote están penadas por la ley, por lo que su legalización permitiría proteger a sus practicantes de cargos de narcotráfico por manipular dicha planta ilegalmente, además de otorgarles garantías de respeto a sus prácticas religiosas.

Dado que el tema de la marihuana se ha vuelto central para la actual administración mexicana es probable que el debate entorno a sus usos recreativos y medicinales se incremente entre la sociedad mexicana, cuestión que con toda probabilidad sea aprovechada por los activistas que tratan de poner en la mesa del debate una cuestión de tintes religiosos y étnicos que nunca se ha zanjado, principalmente para perjuicio de aquellos que tratan de mantener viva una ancestral tradición autóctona sin ninguna protección jurídica. #Drogas #Religión #Medicina natural