Los resultados de la primera vuelta en las elecciones presidenciales levantaron todas las alarmas. Argentina, uno de los bastiones tradicionales de las posiciones progresistas parece que se prepara para un giro hacia la derecha. Las clases populares se están viendo seducidas por un discurso conservador.

La huida de las clases más populares desde posiciones progresistas hacia una tendencia más conservadora es algo que no sólo está sucediendo en Argentina sino que también se está perfilando en otros países latinoamericanos como Brasil.

Este cambio de tendencia parece explicarse más por los errores cometidos por el kirchnerismo que por los aciertos de la derecha, aunque es innegable decir que también los ha tenido.

Anuncios
Anuncios

Macri ha sabido reconocer el malestar de la clase media argentina aunque hasta el momento no ha necesitado fijar cuáles serán las medidas necesarias para ese gran cambio.

Un buen ejemplo de ese duro golpe dado por las clases populares al partido del gobierno es la ciudad de Morón, en el conurbano de Buenos Aires. Tras dieciséis años de gobierno de Martín Sabatella, kirchnerista de pro, ha dado paso a un gobierno del partido de Macri.

Morón, a tan solo 30 km de la capital, y con una población de algo más de 300.000 habitantes, es una ciudad en la que no hay lujos pero tampoco miseria. Sin embargo, a la clase media, muy afectada por un prolongado estancamiento de la economía, se le ha agotado la paciencia.

El vuelco electoral en la ciudad de Morón es representativo de todo el conurbano de Buenos Aires.

Anuncios

Es aquí donde ha empezado esta revolución de las clases medias, ese giro hacia la derecha que amenaza con un cambio de color en la segunda vuelta de las presidenciales.

El debate entre la continuidad o el cambio, entre la izquierda o la derecha, es continuo. Y es la clase media la que decidirá el futuro de Argentina el próximo 22 de noviembre. ¿Habrá un vuelco electoral definitivo o finalmente pesará más la tradición kirchnerista? Ciudades como Morón ya han decidido pero lo que sucederá en el resto del país aún está por ver. #Elecciones #Poder