La Europa Unida comenzó como un plan grandioso, idílico. En los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, las personalidades de la época como Jean Monnet y Robert Schuman hicieron un plan por el que el espacio europeo se convirtió en un conjunto. En esta área querían garantizar la seguridad de los ciudadanos, las premisas para un desarrollo económico a largo plazo, en una palabra, querían buenas condiciones. De hecho, los años 1950-1970 se caracterizan por este objetivo socio económico: welfare state.

            Esto fue un deseo que se basaba en gran parte en la filosofía económica keynesiana (los ideas de esta teoría pertenecen a John Maynard Keynes).

Anuncios
Anuncios

Según Keenam, el estado desempeña un papel importante en la economía. Aunque el estado interviene en la economía, el mercado es libre, el papel del estado esta para corregir las eventuales desviaciones. Pero Europa ha cambiado, y en los años 1990 el modelo keynesiano se ha vuelto anticuado, obsoleto. La economía de mercado, base a la descentralización, las fronteras entre países cada vez se desvanecen más, y con ello creció y la presión.  

            Ha habido varias décadas. La Unión Europea se ha ampliado cada vez más, hasta englobar 28 países hasta la fecha, pero muchos aspectos están erosionando su fundación.

            El fenómeno de los inmigrantes del año pasado trajo el espacio europeo cerca del punto crítico de ruptura. Gran Bretaña ya amenazó con un posible abandono de la Unión, muchos estados están enterrados en deudas soberanas, las políticas de seguridad de la comunidad parecen fallar.

Anuncios

            Además, las tensiones sociales provocadas por los eventos en París han encendido de nuevo la llama del nacionalismo y de la xenofobia. Europa necesita urgentemente políticas claras, coherentes, para restaurar este rompecabezas. Y el tiempo es otro enemigo.

            Cuanto más persista esta situación inestable , cuanto más el temor de nuevos ataques aumente entre los ciudadanos,  será más difícil para recuperarse.

            Europa debe hacer “limpieza” en su propio patio trasero, y rápidamente. No ha de esperar que otros hagan el trabajo para ella (los EE.UU., por ejemplo). El manejo de esta situación crítica haría que Europa demostrara finalmente el grado de madurez institucional alcanzado o no. #Unión Europea #Terrorismo