4 de noviembre 2015

 

A un mes y medio de cumplir un año de negociaciones entre Estados Unidos y Cuba, estas dos naciones siguen debatiendo cómo mejorar sus relaciones políticas, sociales y económicas.

Hace más de 50 años, desde 1961, Cuba y Estados Unidos mantienen relaciones limitadas tras la ruptura de sus relaciones diplomáticas y el embargo impuesto por el imperio americano en contra de la isla.

En diciembre del 2014 el presidente de Estados Unidos, Barack #Obama, anunció el interés en confraternizar con el pueblo Cubano y agregarle #Poder. En este anuncio, el presidente dio a conocer que el imponer políticas no ha dado resultados positivos hacia la democratización del país y dichas sanciones afectan cada vez más a los ciudadanos Cubanos.

Anuncios
Anuncios

Con el fin de ayudar a la isla, Obama y  Raúl Castro, presidente de Cuba, han tenido varias reuniones en las cuales ambos han establecido sus requerimientos para la normalización de las relaciones bilaterales.

Por su lado, algunas de las cosas más importantes que Castro busca es erradicar el embargo, obtener de vuelta Guantánamo,  y negociar las reparaciones económicas de las cuales ambas naciones reclaman.

El presidente Obama se ha comprometido a levantar el bloqueo económico, comercial y financiero, pero esto, y la normalización total podría tomar varios años.

A pesar de esto, el pasado 27 de octubre, Cuba llevo su petición, para votar por el fin del embargo, a la Asamblea General de la ONU.  Estados Unidos votó en contra de la resolución.

Esto provocó preocupación a pesar del avance que han tenido las dos naciones en las reuniones de los últimos meses.  El Canciller Cubano, Bruno Rodríguez, llamo la atención a la diferencia entre la voluntad y los hechos.

Anuncios

Rodríguez expreso que “no debemos confundir la realidad con los deseos ni las expresiones de buena voluntad. En asuntos como estos, solo puede juzgarse a partir de los hechos”.

Por otro lado, el embajador de Estados Unidos ante la ONU, Ronald Godard, criticó la posición de Cuba diciendo que en su texto se refleja poco los pasos dados hacia la normalización y que “es desafortunado que a pesar de nuestro progreso bilateral, el #Gobierno Cubano haya elegido presentar una resolución  casi idéntica a las planteadas en años anteriores”.

Por su parte, Cuba seguirá presionando para eliminar el embargo lo antes posible ya que ha afectado el desarrollo económico y social del país por más de medio siglo.