Al menos 43 personas han muerto este jueves en Beirut en el peor atentado registrado en Líbano en lo que llevamos de año después de un doble ataque suicida en un barrio de mayoría chií de la capital.

El ministro de Sanidad confirmó la cifra de 43 fallecidos y 239 heridos en las dos explosiones de este jueves, que tenían como objetivo la mayoría chií del distrito de de Burj al-Barajneh. Fue el primer ataque suicida en el país desde que un ataque de dimesiones similares sacudiese en enero la ciudad libanesa de Trípoli.

El grupo terrorista Estado Islámico ha reclamado la autoría del ataque en los medios, explicando que el primer kamikaze habría aparcado una motocicleta cargada de explosivos en el distrito y que el segundo habría detonado un chaleco-suicida momentos después del primer ataque.

Anuncios
Anuncios

En el comunicado, Estado Islámico dijó que el objetivo del atentado era sencillamente matar a musulmanes chiíes. Medios locales identificaron a los tres kamikazes, afirmando que dos de ellos eran palestinos y uno sirio. Burj al-Barajneh es un barrio enormemente poblado y que padece de una severa pobreza que a menudo es asociado con el nacionalismo islámico de Hezbollah. Sin embargo, aún no ha sido posible verificar la autoría de Estado Islámico.

"Condenamos este acto cobarde y criminal que en ningún caso puede justificarse, y aprovechamos para hacer un llamamiento [VIDEO] a los libaneses a ser ser más vigilantes y estar más unidos contra el #Terrorismo", proclamó el primer ministro libanés Tamman Salam.

El Gobierno de Líbano ha declarado este viernes día de luto nacional y el ministro de Educación ya ha ordenado a todos los colegios y universidades cerrar como forma de protesta. 

Un testigo del atentado declaró al diario británico The Guardian que la primera explosión tuvo lugar cerca de una panadería en una concurrida calle al mismo tiempo que personas musulmanas abandonaban una mezquita próxima justo después del rezo de la puesta de sol.

Anuncios

"Había cuerpos sin vida por todas partes. En el suelo, en los coches, en las motos", afirmó.

Los barrios del sur de Beirut, donde se sitúa el distrito de Burj al-Barajneh, han sufrido una serie de ataques suicidas desde mediados de 2013 hasta el pasado año después de que la organización política y militar Hezbollah anunciara su colaboración en el bando del presidente Bashar al-Assad en la guerra de Siria.