Pedro Sánchez comenzó el discurso en el que presentaría el proyecto de reforma constitucional, hablando de la decisión unilateral del Parlament de iniciar un proceso de secesión, al que tituló de antidemocrático por faltar el respeto a lo expresado por los ciudadanos en las urnas. Ya que el 27 de septiembre los catalanes demostraron que no existe una mayoría que desee la independencia de Cataluña. Dijo además que "se han utilizado las instituciones para colocar a #Cataluña fuera de la legalidad constitucional". Terminó el tema haciendo acreedores a los responsables de la más severa condena política.

Afirmó que los socialistas estarán siempre  del lado de la ley, pero...que a veces  con la ley sola no basta. Dijo que  le han pedido reiteradamente al gobierno de Mariano Rajoy una respuesta a este conflicto, sin conseguirla.

Anuncios
Anuncios

EL #PSOE considera que es necesario modificar nuestro sistema político de convivencia, y que si bien hay algunos que empujan a los ciudadanos hacia un callejón sin salida, son más los que creen que hay alternativas.

Esa alternativa es para el PSOE un instrumento constitucional que garantice los niveles de autogobierno con la presencia de un #Gobierno central de calidad. Esta frase levantó entre los presentes un aplauso cerrado.

Presentó lo que daría en llamar, Reforma Federal de la Constitución, planteando la Garantía de los Derechos y Libertades hasta ahora no recogidos, La Modernización de las Instituciones y la Actualización del Pacto de Convivencia entre Españoles. A partir de esta presentación, la reforma constitucional se ha convertido en el eje de la campaña  de su partido.

A todo esto en el PSOE no creen que la campaña electoral deba basarse en la reforma constitucional, sino que Pedro Sánchez debería hacer más hincapié en el paro y la corrupción.

Según las encuestas más recientes del CIS , "el paro es considerado por un 73 por ciento de los ciudadanos como el principal problema de España, porcentaje que sube hasta casi el 82 por ciento entre los votantes que confiaron en el PSOE hace cuatro años, cuando todavía estaba dirigido por Alfredo Pérez Rubalcaba".