En el día de ayer saltó la noticia de que cuatro yihadistas de origen sirio y con pasaporte falso habían entrado en España. Concretamente, esta información salió a la luz tras la supuesta alerta de la Oficina de Inteligencia de Aduanas y Protección Fronteriza de #Estados Unidos (CBP) a la Brigada Central de Falsedades Documentales de la Policía Nacional. En este sentido, y según dicha Oficina de Inteligencia se advirtió a España de que cuatro personas, cuyos nombres serían Salim Ahmed, Abdulkarim SheikhaliMinal al-Musallimah y Ahmad Hamed, se podrían estar moviendo por nuestro país con documentación supuestamente “falsa”, ocultando así la identidad de “verdaderos miembros del #Estado Islámico”.

Anuncios
Anuncios

A las pocas horas de haberse difundido tal información, el Ministerio del Interior del #Gobierno de España emitió un comunicado donde dejaba claro que “Estados Unidos no ha alertado de manera específica a España sobre la posible entrada a nuestro país de cuatro yihadistas con pasaporte falso”, reza el documento oficial.

Asimismo, este mismo Ministerio ha explicado que la alerta de la supuesta entrada de miembros de la organización terrorista DAESH no solamente ha sido enviada a España, sino también a “las fuerzas de seguridad de diferentes países”. Por ello, manifiesta desde este organismo que no se trata de “un aviso específico” y que “en ningún momento se ha apuntado a que estos terroristas pudieran estar en nuestro país”.

Según reza el comunicado oficial, la proliferación de noticias como ésta crea una “alarma innecesaria e infundada” en la ciudadanía, e incluso, puede llegar a “poner en riesgo investigaciones en curso”.

Anuncios

De hecho, explican que es más que habitual recibir alertas de este tipo en aras de una mayor seguridad del país y dentro del marco de la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado a nivel internacional.

Cabe recordar que España continúa con nivel 4 de alerta antiterrorista, en un máximo de 5, que es riesgo muy alto. Dicho nivel se estableció el pasado mes junio y se ha mantenido a lo largo de los meses hasta la actualidad, y continuará, sobre todo tras los últimos atentados acontecidos en París.