En base a esa sospecha el primer ministro británico ha suspendido los vuelos hacia Sharm el Sheij, después de haberse reunido con los equipos de inteligencia, que creen que un artefacto explosivo pudo ser el causante de las 224 muertes en el Sinaí.

Por otra parte ha señalado que el Reino Unido colabora con el gobierno egipcio, priorizando la seguridad en la zona de los resorts del Mar Rojo, donde se encuentran aproximadamente 20.000 británicos a la espera de ser repatriados.

Cameron se ha reunido con el presidente de Egipto, Abdelfatá al Sisi, poco después de estas declaraciones y también planea hablar con el presidente ruso Vladimir Putin para explicarle el porqué de las sospechas.

Anuncios
Anuncios

El primer ministro ha manifestado que entiende el malestar que estas declaraciones podrían causar en Egipto, pero que ante todo prima la seguridad de los británicos; por este motivo se ha enviado a un equipo experto de seguridad para evaluar la situación, verificar que medidas se están tomando y establecer nuevas normas de ser necesario.

El ministro de exteriores egipcio, Sameh Shoukry se ha mostrado descontento con las decisiones tomadas por parte del gobierno británico, considera que son prematuras y que podrían afectar al sector turístico de su país.

Al igual que Egipto, Rusia ve precipitada la declaración de Cameron y por ello continúan con la investigación, mientras los vuelos a Sharm el Sheij se siguen efectuando.

Tras el Reino Unido, Alemania, Irlanda y Estados Unidos también instan a no sobrevolar la zona del Sinaí, hasta que se aclaren los hechos.

Anuncios

El grupo terrorista del #Estado Islámico, que opera en Egipto ha querido reivindicar su participación en el derribo del Airbus A-321 ruso el pasado sábado, aunque no han ofrecido detalles de lo sucedido, se atribuyen el atentado coincidente con el aniversario de su declaración de lealtad a los islamistas.

El 31 de octubre el avión ruso con 224 personas a bordo que cubría la ruta entre Sharm el Sheij (Egipto) y San Petersburgo (Rusia) se estrelló en el norte de la península egipcia del Sinaí. En el vuelo viajaban 192 pasajeros adultos, 25 niños y 7 tripulantes. #Accidentes