No es la primera vez que defiende los derechos de los inmigrantes. Pero continúa con un duro mensaje que no solo pide reconocimiento y ayuda hacia ellos, sino que culpa a quienes los explotan. Esta vez, el #Papa Francisco recordó a los fallecidos en Italia en la tragedia de 2013 en la que murieron siete personas por un incendio en una fábrica ilegal en la que trabajaban, vivían y dormían. 

Fue el modo con el que ilustró la explotación que sufren muchos trabajadores, sobre todo inmigrantes, hoy en día, también en países desarrollados como Italia. El papa ha pedido que se combata la explotación laboral, que va unida al "cáncer de la corrupción" y al "veneno de la ilegalidad". 

Son las palabras que ofreció en su discurso en la localidad de Prato, en la Toscana, durante un viaje que realizó para visitar este lugar, en el que viven gran cantidad de inmigrantes.

Anuncios
Anuncios

En esta ciudad, reclamó "respeto, acogida y un trabajo digno" para todas las personas, independientemente de su lugar de proveniencia. 

Corrupción en Roma 

Corrupción en el Vaticano #Religión