Aviones de combate turcos F16 han derribado un avión de combate ruso al entender que éste se encontraba violando su espacio aéreo hoy martes 24 de noviembre del año 2015.

La fuente de la noticia es el diario El Economista en su versión digital del día de hoy.

La situación es ahora mismo tan delicada que #Rusia ha pedido una reunión urgente con la #ONU y la OTAN y se encuentran todas las bolsas mundiales operando en modo de guerra, es decir: dando prioridad al acero y metales preciosos y también al petróleo y sus derivados. El Ibex35 ya opera esta mañana en modo de guerra cómo reacción natural al enfrentamiento entre Rusia y Turquía.

Anuncios
Anuncios

 

Al parecer el caza ruso fue advertido antes de ser derribado por aviones F16 al menos en cinco ocasiones con un lapso de tiempo estimado en unos diez minutos, pero el piloto, que se encuentra apresado ya que puedo salir eyectado del aparato, hizo caso omiso de las advertencias.

La cadena de noticias turka Habertuk fue la primera en dar la noticia de la destrucción total del jet ruso,pudiendo filmar al avión en llamas. Un segundo piloto del avión se encuentra desaparecido, el primero ya se ha dicho que cayó en manos turcómanas. La versión de Moscú sin embargo es diferente y considera que el avión fue derribado por un misil tierra-aire y desde el terreno.

Los aviones turcos daban apoyo operativo a las fuerzas del presidente Basher Al Assad que perseguían a los terroristas del #Estado Islámico que se encontraban refugiados en la frontera norte con Turkia en la zona de Siria, al parecer unas 17000 personas se encuentran ubicadas en esa zona pues habrían huido de los intensos bombardeos de la Coalición Internacional.

Anuncios

El ataque se produce justo cuando Turquía había pedido una reunión de la ONU para resolver su complicada situación y hablar a su vez de la crisis de refugiados que aunque asola Europa es residente en su amplio espectro en las zonas delimitadas para el caso en la región fronteriza de Turquía, lo que representa para Turquía un problema mayor pese a haber recibido dinero abundante de la Unión Europea para poder hacer frente a semejante dispendio de tipo económico, pues cuesta mucho dinero mantener seguros, cubiertos y alimentados a los refugiados que en su amplia mayoría están huyendo de la guerra de Siria pero también de Irak y Yemen.

Las bolsas mundiales ya se mueven a la baja cayendo en picado presagiando lo peor o por lo menos no una pronta resolución del conflicto.