El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, y el secretario de Estado de #Estados Unidos, John Kerry, han expresado este sábado de forma conjunta la necesidad de que el presidente sirio, Bashar al Assad, y la oposición lleguen a un acuerdo político hasta el 1 de enero para formar un gobierno de unión nacional antes del 1 de enero, según ha informado la agencia de noticias RT.

Ambos políticos, reunidos en el marco de la cumbre de Viena con el fin de poner fin a la guerra en Siria [VIDEO], han destacado que el camino hacia la paz "ha de estar encabezado por los sirios". "Ellos deben decidir en el país que quieren vivir", han destacado.

Anuncios
Anuncios

Su intención es que se celebren elecciones en #Siria en 18 meses. Además, Kerry y Lavrov han aclarado que se abrirán "las negociaciones bajo la supervisión de la ONU" y han anunciado un proceso para decidir "quiénes son terroristas y quiénes, oposición legítima". 

"Esperamos que haya un proceso político en Siria y así exista un camino para la recuperación del país", ha señalado Kerry, quien ha aclarado que el proceso político ha de ir acompañado por el alto el fuego, algo que no se aplicará a grupos terroristas como #Estado Islámico o Al Nusra, la filial de Al Qaeda en Siria. Lavrov ha asegurado que la mayoría de los participantes en las conversaciones de Viena están de acuerdo con esta medida.

 "La pasividad en el combate contra el terrorismo no puede ser justificada",  ha afirmado Lavrov.

Anuncios

"Los terroristas representan una verdadera amenaza para nosotros. Debemos aunar esfuerzos y organizar grupos de apoyo para Siria", ha subrayado Kerry, quien ha escrito en su cuenta de Twitter que "los ataques de París endurecen la voluntad de trabajar duro en la lucha contra el terrorismo". Además, el líder de la diplomacia estadounidense ha acusado al presidente sirio de comprar petróleo a la organización terrorista Estado Islámico. 

Cumbre de Viena

Mientras que la Casa Blanca pugna por quitar a Al Assad, Lavrov ha recordado lo que ocurrió en Libia e Irak, al derrocar a sus respectivos dictadores, Muamar al Gadafi y Sadam Husein.  "No importa si estamos en contra de Asad o a favor: el Estado Islámico es el enemigo siempre. Luego Asad no es la clave", ha recalcado Lavrov. Teherán y Moscú son los principales valedores del régimen de Al Assad.

La actual cumbre de Viena es la tercera cita que se dan los líderes mundiales con tal fin, las anteriores fueron en 2012 y 2014 en Ginebra. Esta ocasión había sido definida por Kerry como la más "prometedora" y había destacado su importancia ante la crueldad de la guerra: uno de cada 20 sirios han muerto.

Es la primera vez que Irán asiste a una de estas reuniones multilaterales y lo ha hecho representado por su ministro de Exteriores, Mohamed Javad Zarif, tras haber sido invitado por Estados Unidos. Este hecho ha supuesto un gran avance, dado que hasta el momento tanto Washington como Riad se habían negado a la participación de Irán en las conversaciones.