Un triunfo importante

Argentina necesitaba un triunfo con urgencia. Luego de un pésimo arranque en las eliminatorias, con derrota de local 0-2 con Ecuador, empate con Paraguay y Brasil, el equipo dirigido por Gerardo el “tata” Martino llegaba a Colombia con una situación comprometida.

Para colmo, los pronósticos no eran alentadores. La altura y el calor de Barranquilla, el hecho de ser visitante en un estadio difícil y las ausencias de Messi, Agüero, Tèvez, Pastore, Zabaleta y Garay, entre otros, presagiaban una tarde compleja.

Pero Argentina sacó a relucir todo su oficio y temperamento y se hizo fuerte ante un rival deslucido, que jugó de un modo timorato, cauteloso, opaco.

Anuncios
Anuncios

El local nunca pudo desplegar el #Fútbol que pretende su técnico, José Pekerman. James Rodríguez estuvo desconectado, intermitente, sin el peso ofensivo que tuvo en el mundial 2014, donde realizó un gran campeonato.

 Y Argentina encontró un funcionamiento aceptable. Ya había sido alentador el partido jugado frente a Brasil, en el estadio de River, con un primer tiempo interesante, buena circulación de pelota, variantes ofensivas y vértigo, aunque el complemento contra el conjunto de Dunga no haya sido igual de positivo.

Si bien el partido contra Colombia lo tuvo como dominador al local en los primeros 5 minutos, donde parecía que iba a doblegar el arco de Romero por su entusiasmo y presión ofensiva, Argentina manejó todo una vez soportado el sofocón inicial. 

Siempre tuvo el control del encuentro.

Anuncios

A los 19 minutos, Biglia puso el 1-0, tras una gran jugada colectiva, que fue iniciada por el mismo Biglia de un modo estupendo y continuada por Banega y Lavezzi.

Biglia fue el mejor jugador del partido, con una determinación y entrega muy destacadas; Banega tuvo un gran nivel, manejando los hilos de la mitad de la cancha, con precisión y creatividad; Mascherano lució un rendimiento correcto, los defensores argentinos estuvieron muy firmes, tanto Funes Mori y Otamendi como Mercado, mientras que el resto mostró un nivel parejo y convincente.

Fue un buen triunfo de Argentina, que se reacomoda en las eliminatorias y ya visualiza el futuro con un poco más de optimismo.