Al menos tres personas han fallecido en Bamako, capital de Mali, después de que un grupo de terroristas en posesión de armas de fuego y granadas se adentrase en el un hotel de lujo de la ciudad con cerca de 170 personas en su interior.

Fuerzas especiales malienses entraron con posterioridad al rescate de la gente atrapada en el hotel Radisson al tiempo que los medios locales hablaban de la liberación de docenas de rehenes. Sin embargo, los propietarios del hotel han confirmado que aún se encontraban en el interior hasta 125 huéspedes y 13 trabajadores.

El ataque al hotel parece haber sido perpetrado por fuerzas del terrorismo yihadista.

Anuncios
Anuncios

El número uno del ejército de Mali, Modibo Nama Traoré, relató que unos diez hombres entraron de golpe en el lugar haciendo uso de las armas. Un miembro del personal del hotel confirmó al diario británico The Guardian que, incluso, se habrían llegado a utilizar granadas en el asalto.

Dentro de los rehenes ya liberados se encontraba un célebre cantante guineano que contó a los periodistas allí presentes que había oído a algunos de los atacantes en la habitación adyacente a él hablando en inglés.

"Les escuché decir en inglés: '¿lo has cargado?, vamos allá", afirmó Sekouba Bambino Diabaté. "Por el tipo de situación, extrema, no pude acudir allí a ver qué era lo que estaba pasando".

Por otro lado, Air France habla de 12 miembros de su tripulación que en aquel momento se encontraban hospedados en el hotel, y que se encontraban a salvo.

Anuncios

Los vuelos previstos por la compañía para este viernes desde y hacia Bamako ya han sido cancelados. El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, informó de que cinco de los siete miembros de la tripulación, en este caso, de Turkish Airlines, ya habían sido rescatados.

El presidente maliense, Ibrahim Boubacar Keïta, se encontraba en Chad con motivo de un encuentro de líderes de la región, pero ya habría acortado su viaje según cuentan fuentes oficiales del país africano.

Cinco personas, incluyendo un ciudadano francés y otro belga, ya murieron en un ataque en un restaurante de Bamako en marzo de este año, en el que fue el primer incidente de estas características en la capital de Mali.

La situación actual del país africano no es nada sencilla, pues al encontrarse atravesado por el desierto del Sáhara, prácticamente deshabitado, existe una gran brecha entre el sur (próximo al Golfo de Guinea) y el norte, en medio del desierto. De hecho, Mali del norte fue ocupado por combatientes islamistas, algunos de ellos vinculados a Al-Qaida, durante el año 2012, aunque las fuerzas militares francesas actuaron en la zona y evitaron una mayor soberanía yihadista. Una realidad que no evita que haya episodios de violencia de forma esporádica en el país africano. #Gobierno #Terrorismo #Accidentes