Este hombre, del que sólo se conoce su nombre, Mohamed K. y que procede de Roubaix, en el norte de Francia, es el sospechoso de haber confeccionado los explosivos y los detonadores de los chalecos que utilizaron los terroristas suicidas en los atentados de París el pasado viernes. Se sospecha que ha abandonado Francia y se esconde en Bélgica.

A petición de las autoridades francesas, la policía belga ha emitido una orden de búsqueda y captura, pues se sospecha que Mohamed K. ha huído hacia este país y posiblemente se encuentra escondido allí. Se ha publicado una foto del sospechoso en la que se especifican detalles físicos como una cicatriz muy característica que tiene en la mano derecha.

Anuncios
Anuncios

La alerta de la policía francesa decía: "Detención urgente: atentados en París! Experto en explosivos. Muy peligroso"

Las autoridades belgas están buscando también a Salah Abdesalam, el supuesto coordinador logístico de los atentados, que huyó con otras tres personas hacia Bélgica. Cuando las autoridades belgas fueron alertadas, el sospechoso ya había abandonado el coche y había desaparecido en el barrio de Molenbeek, en Bruselas. Bélgica es el país de la #Unión Europea con más alto índice per cápita de yihadistas activos en combate.

Una fuente de las autoridades belgas declaró al diario Het Nieuwsblad que se sospechaba que el terrorista podría estar utilizando Bélgica como refugio seguro. Los expertos en seguridad e inteligencia han declarado que los chalecos usados por los terroristas en París han sido elaborados por un profesional altamente cualificado.

Anuncios

Un experto del servicio de inteligencia francés ha declarado a la agencia de noticias AFP que la elaboración de este tipo de chalecos requiere de un experto en explosivos. Fabricar un artefacto explosivo que sea fiable y efectivo no es algo que pueda hacer cualquiera, es necesario alguien que sepa fabricar y manejar los explosivos, colocándolos de manera que el chaleco no impida los movimientos del terrorista pero tampoco explote por accidente. #Terrorismo #Estado Islámico