Después de varios días del atentado se siguen encontrando nuevas pruebas y más determinantes de lo acontecido en Francia.

La policía francesa examinan lo que puede ser un cinturón de explosivos sin detonar, fue hallado por el personal de limpieza dentro de cubos de la basura en la zona de Montrouge al sur de la ciudad.

Se da el dato que pueden ser los mismos artefactos de explosivo usados en el ataque ocurrido el 13 de noviembre en las zonas atacadas. Hasta la fecha se habían encontrado también chalecos explosivos como el principal armamento de los atacantes.

La misma agencia de noticias francesas AFP informa, la policía admitió que era uno de los cinturones hallados iguales a los detonados, pero este no ha llegado a ser usado y le faltaba el detonador.

Anuncios
Anuncios

Se componen de dos piezas, de las que solo se halló solo una con los explosivos, la policía dice que es posible que el cinturón esté vinculado con Salah Abdeslam siendo ahora mismo el principal sospechoso.

Se da el indicio que apunta que su hermano Brahm que detonó explosivos el día del ataque, estaba ubicados exactamente donde se ha hecho el hallazgo, porque  fue encontrado en las cercanías de aquel un dispositivo móvil con el que se tendrán más datos a la espera de saber más informes de la policía, en un automóvil alquilado y daba indicios de saber dónde estaban ubicados varios de los sospechosos en el momento.

Dan como dato de interés que donde se ha encontrado este explosivo sin detonar era por motivos de última hora arrepentirse de lo que estaba pasando.

La hipótesis nuevamente encontrada y dada por el hermano Mohamed dice que en el último momento su hermano se había arrepentido y no quería continuar con lo que estaba sucediendo.

Anuncios

Los archivos afirman ya de esa zona del sur de la ciudad de ciento treinta muertos hasta la fecha.

Francia día a día va recuperando la normalidad aunque sigue siendo prioridad de alerta máxima al igual que los demás países como Bruselas siendo la principal atención de todos los medios policiales. #Google #Estado Islámico